"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

domingo, 24 de marzo de 2013

Ver para creer

Hay cosas que sólo son explicables por medio del ejemplo vivo. Me explico yo también: resulta que hace unas pocas semanas, en el hospital, una enfermera ya talludita comentaba a otra paciente que una de sus hijas, casada, se veía obligada (no sé hasta qué punto) a trabajar una ristra interminable de horas al día fuera y lejos de casa. Su marido, que también trabajaba, sólo se reunía con ella prácticamente por las noches. La conclusión era clara: dadas las circunstancias actuales de crisis y tal, no iban soltar sus trabajos y por lo tanto no podían tener hijos, porque ¿cómo se iban a hacer cargo de ellos, si no paraban en casa ninguno de los dos? 
Ignorando las demás circunstancias del matrimonio, como su situación económica y demás, no se puede entrar a juzgar si su decisión era lógica o no, aunque por lo que explicaba la enfermera, su hija no era empleada de limpieza precisamente. Tenía un cargo en la empresa "que no podía rechazar". Es decir, demasiado suculento.
A lo que iba: la gente te cuenta a veces unas situaciones que parece que hasta convencen. "Es verdad, ¿cómo van a tener hijos en una situación así?". Pero luego se ven ejemplos como los de esta familia del vídeo, y todas las "razonadas sinrazones" caen por su propio peso:


Desde aquí mando un cariñoso saludo a las familias numerosas que veo los domingos en misa. A veces los niños están muy revueltos, pero me divierte cantidad ver las caras de "pasmaos" que se les queda a todos los presentes que seguramente decidieron, con todo el sentido común del mundo, parar al segundo.

4 comentarios:

Miriam dijo...

Me uno al saludo lleno de cariño a las familias numerosas.
No entiendo pq hay gente que, al ver a las familias con niños, se queda con esa cara de pasmaos, en lugar de mostrar admiración

Clo dijo...

Gracias por el post. Todos los días encuentro gente (y no sólo.familiares y conocidos, también.desconocidos).dispuestos a darme un montón de excusas razonadísimas para no tener hijos ahora, y motivos razonadísimos para que yo no tenga más. Si yo no les digo cómo ni cuàndo tener hijos ni cuestiono cuándo o cómo los tuvieron, ¿por qué tengo que escichar tantas veces lo que harían en mi lugar?

Gracias también por lo.que dices de los niños n misa...se pasa mal cuando no paran y encima hay miradas acusatorias a uno y otro lado. Los niños cada vez les molestan a más gente n más sitios...

La familia del.video es.ejemplar, cuánto amor para dar.tenían esos padres,no es nada fácil lo que hacen.

Dulcinea dijo...

En Misa me gusta que los niños estén enredando, gateando, cantando y se queden embobados mirando. No me molestan en absoluto. Pienso que están más cerca de Jesús de lo que nos creemos.

Sin ir más lejos este domingo de ramos una pequeñaja de un año y poquísimo se acercó al altar cuando cantábamos el Salve Regina y se puso a bailar. Su madre -que está embarazada- la miraba para hacerla volver a su lado. Pero la pitufa ni caso. Bailaba y mordisqueaba una galleta. Nos tronchábamos.

Altea dijo...

Y lo mejor de todo es que los de familia amplia suelen ser matrimonios mucho más jóvenes que ellos, Miriam. Eso ya es el descoloque final.
Los matrimonios prolíficos nunca se van a ver solos, Clo. Yo, que frecuento el hospital, veo cómo son la envidia de los demás pacientes que no tienen nadie que vaya a visitarles. Y mientras, los ocho hijos de la compañera de habitación, hacen turnos para estar con su madre. Ya verás, ya.
Dulci, bueno... digo que a veces los niños están un poco revueltos y no se puede hacer nada al respecto, pero tampoco está bien que parezcan huérfanos (ejem...). Se nota mucho cuándo tienen el día movido y cuándo están acostumbrados a oír la voz de papá y mamá igual que si oyen el viento. Es decir, los niños consentidos. En esos casos yo sí que empiezo a echar de menos una soga y una mordaza...