"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

domingo, 30 de diciembre de 2007

Concentración por la Familia Cristiana

Servidora siempre se pierde lo mejor. ¡Snif! Eso sí, por trabajo, que es el motivo más sano. Ahora resulta que había concentración por la familia cristiana en Madrid, pero me ha tocado apoyar desde aquí. Sí, sí, se puede apoyar a distancia. Son las armas secretas de la Iglesia: uno reza para que todo salga bien y es mucho más efectivo que el "¡AUPA, CHICOS!" desde las gradas.
Aún no sabemos la cifra que los organismos oficiales darán sobre los asistentes. Quizá ya ni den cifras. "Ah, ¿que hubo algo en Colón?" Y mirarán para otro lado.
No importa. No me gusta presumir de ello, pero estamos en el bando ganador desde el principio. ¿Quién no ha tenido sus héroes de pequeños? El Capitán Trueno, el Corsario de Hierro... Al empezar a leer sus historias, nos poníamos inmediatamente de su parte. Y eso que no se les ahorraba leña. Las pasaban canutas, a punto de ser pasados a cuchillo por sus enemigos en ocasiones varias, de ser devorados por tiburones, pulpos gigantes, monstruosas serpientes. Pero no se nos ocurría abandonarlos, porque sabíamos que, de un modo u otro, iban a terminar ganando. Pues esa misma sensación tengo yo ahora. Nos están apretando las tuercas, pero no tienen nada que hacer. Luchar contra Dios es dar palos a la lluvia.
Así que, desde un lugar u otro, donde nos toque, seguiremos apoyando las iniciativas a favor de la familia.

De paso, ya que mañana no creo que pueda escribir, aprovecho para desear a todos un feliz año nuevo.
Y no hagáis burradas en Nochevieja, que os ven los Reyes.

viernes, 28 de diciembre de 2007

¿ALGUIEN SABE QUÉ HA PASADO?

Entro en el blog y descubro sobresaltada que alguien o algo ha manipulado la estadística y me ha birlado de un plumazo la friolera de 3000 visitas.
¿Habrá entrado algún usurpador en mi cuenta de estadisticasgratis.com?
¿Será la inocentada que tenían prevista?
¿Tendrá algo que ver todo el lío que se han traído los de blogger hace un par de semanas?
¿Ha cogido mi blog la gripe y le afecta a su capacidad de cálculo? A mí me pasaba.
¿Se ha picado la estadística porque la he llamado mentirosa?
Que cojo y la quito.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Felicitación


A quienes no tuvieron, y soñaron,
a cuantos alcanzaron, y perdieron,
a los apáticos que no apreciaron
la paz, el gozo, el bien que recibieron,
a los misántropos que sofocaron
las antorchas que se les encendieron,
a todos, al despierto y al dormido:
Volved al sueño que se os ha perdido.

(F. Álvarez Hidalgo)


Y también a todos, ¡FELIZ NAVIDAD!


jueves, 20 de diciembre de 2007

Incógnita

Mi amiga Ross, que a veces se ha dejado ver por aquí, y yo pateábamos las concurridas calles de la ciudad en busca de ideas para incluir en nuestra carta a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. ¡Sí, sí, nosotras seguimos escribiendo carta, faltaría más! Las buenas costumbres hay que mantenerlas. Abrigadas hasta los ojos, de tienda en tienda (eso sí, con los bolsillos vacíos para evitar tentaciones desagradables), de escaparate en escaparate, íbamos despertando el capricho poco a poco. Porque a veces en Castilla nos pasamos de sobrios, y se acercan los Reyes y nos quedamos en blanco, como esperando el Santo Advenimiento.

A lo que iba. Que de repente, Ross descubrió que pasábamos en frente de un lugar que parecía ser de culto, aunque bastante discreto.

- ¡Huy! ¿Esto es nuestro?

Con "nuestro", mi amiga quería decir que si era católico.

- Sí, es una capilla del Arzobispado, donde han trasladado los cultos de la iglesia de San Felipe mientras ésta está en obras.
- Aah...

Efectivamente, el lugar es de aspecto discreto, sin detalles exteriores significativos, como una cruz, por ejemplo.

Precisamente, a los pocos días acudí allí a misa. Y entonces sí me encontré un detalle significativo: una mujer pedía limosna a la puerta. Un lugar con alguien pidiendo en la puerta sólo puede ser dos cosas: un supermercado (y aquello no lo era) o un lugar de culto católico. Porque en lugares con otro tipo de culto no los veo. Y teniendo en cuenta que los que vamos a misa somos los peores, los hipócritas y los desalmados, no sé por qué piden allí, pero en fin, ellos sabrán...

sábado, 15 de diciembre de 2007

Por poco...


La verdad es que, hoy por hoy, ver en la TV a un personaje atrayente decir que cree en Dios es más dificil que lavarse los pies en una botella.

Héctor, el profe supermegaguay de El Internado, que siempre sabe lo que hay que hacer, que tiene la respuesta para todo, especialista en situaciones difíciles, se ha quedado flipado ante una pregunta de dos de sus más pequeñas alumnas.

"¿Existe Dios?", le han preguntado. Y él ha respondido a la gallega, como se suele decir, con otra pregunta.

- ¿Por qué lo preguntas?
- Es que yo no lo veo. A lo mejor no existe.
Aquí el profe sí estuvo acertado:
- Tampoco vemos el aire y sí existe.
- Entonces, ¿Dios es de aire?
- No, bueno, quiero decir que hay cosas que no se ven, pero sí que existen.
- Como, por ejemplo, Dios. - insistió una de las niñas, ansiosa de obtener una respuesta concreta.
- Y el amor, y la amistad...

Vaaaale, pero que no te están preguntando por el amor y la amistad, macho. Al final, la respuesta que querían las niñas quedó un pelín al aire.

Por lo visto, los guionistas pasan de que el prota, rodeado de valores humanos por todas partes menos por una, manifieste abiertamente una fe que no conviene para la audiencia. Y esta vez, por poco se les escapa.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Imperturbabilidad

Volvemos al español. ¡Qué alivio! Qué cosa será, que aunque una sea bilingüe (¡pffffjuajuajua!!), eso de verlo todo en el idioma propio es que descansa la vista. Igual que pasar de la luz de un flexo a la de los focos del techo. A ver si dura.

Y los de blogger tan pichis, seguro. Probablemente, ajenos a nuestro enojo, mosqueo y demás. ¿Imperturbables?

Me recuerda, hablando de imperturbabilidad, a aquella historia que contaban. Allí estuvo quien lo vió y aquí quien lo contó, ya se sabe. Resulta que, en plena calle, un montón de gente rodeaba a una anciana que profería terribles insultos, acusaciones e improperios contra el individuo al que tenía en frente. Éste, lejos de enojarse o de protestar, permanecía impasible ante la espantosa tormenta que le estaba cayendo encima, sin dejar de mirar a la anciana. Ante la pasividad de su interlocutor, ella aumentaba el volumen y la intensidad de sus palabras.

- ¡Es usted un sinvergüenza, caradura, ladrón, maleducado, cínico, insolente, bandido, indeseable..!

El hombre continuaba sin despegar los labios ni mover un músculo. El público se hacía cada vez más numeroso y expectante.

- ¡Truhán, golfo, estafador, indecente, despreciable...!

Al cabo de un buen rato, la anciana, rendida, calló, jadeante y agotada. Finalmente, el hombre, con expresión interrogativa, habló:

- Y él, ¿qué contestó a todo eso?


viernes, 7 de diciembre de 2007

Indecisión

Néstor está hasta el birrete de entrar y no ver nada nuevo por aquí, y no me extraña. De veras, que si supierais la cantidad de entradas que tengo a medio hacer en borrador...

Indecisa. Sí, lo soy de incógnito. Nunca lo había reconocido en público, pero creo que llegó la hora. Y ahora, con la trastienda del blog toda en inglés (¡¿pero qué hacen estos tipos de blogger?!!), es que se quitan hasta las ganas de traducir. Vas a poner una imagen, y aviso al canto. En inglés, claro. Y todo para decirte que roscas, que nada de imagen, que te vas a aguantar y te buscas otra, que esa no entra. ¿Y por qué? Ah, no sé. Que no sube y punto. Y como te pongas tonta, te digo que además no encuentro la página.

Pues esta entrada va a salir, como que estoy aquí mismo. Me niego a almacenar otra. Me da igual que no haya dicho nada en tres palabras y media.

Y para no marcharme sin aportar nada al mundo, ahí va un chiste de Forges, que por lo menos intentará aportar buen humor.

Si sube, claro.



miércoles, 28 de noviembre de 2007

El muerto

Una noche, hace ya varios años, soñé que había matado a alguien. No sé a quién, ni cómo, ni por qué. Lo que sí recuerdo es la maléfica noche que pasé intentando ocultar el cadáver, empresa nada fácil porque, obviamente, no quería que nadie lo viera. Por eso, mientras pensaba qué hacía con él, lo dejé dentro de mi habitación. Pero pasaba el tiempo, y no hacía más que estorbarme. Siempre tenía que pasar por encima de él, tendido como estaba ahí en el suelo. Así que decidí arrastrarlo debajo de la cama. Por lo menos así ya no me tropezaría con él cada dos por tres, y además quedaba fuera de mi vista. Así, oculto, parecía haber dejado de existir.

Pero no. El maldito me recordaba su presencia cada vez que iba a barrer debajo de la cama. Sácalo, ponlo en otro sitio, vuelve a meterlo... Ay, qué agonía. Debería deshacerme de él, pero, ¿cómo? Empezaba a pensar seriamente en la posibilidad de descubrirlo, así al menos acabaría todo. Acarrear con las consecuencias quizá fuera más llevadero y luego, ¡vía libre!

¡No, no! Vamos a seguir ocultándolo por un tiempo, quizá se me ocurra algo. Tiene que haber otra solución. Mientras tanto... no sé, voy a cambiarlo de sitio, lo meto en un cajón y así no lo tengo que mover cada vez que limpie la habitación. ¡Aumpf! ¡Adentro! Cajón cerrado, asunto arreglado.

Pasó más tiempo, y era como si el problema hubiera desaparecido, incluso el muerto parecía que ya no estaba. No lo veía, no lo sentía. Tanto me olvidé, que un día voy a abrir un cajón para coger un jersey y ¡maldita sea, este muerto de...! Allí lo había dejado y allí seguía, recordándome que tenía que tomar una decisión. Mientras tanto, hiciera lo que hiciera y más tarde o más temprano, el muerto saldría de nuevo a flote.

Me desperté, suspiré y no lo di más importancia. No tenía ningún muerto que esconder, qué alivio.

Maldita concienc... digo, ¡maldito muerto!

domingo, 25 de noviembre de 2007

Educación para uso de internet

Primero fue Marta. Luego Benita, y ahora soy yo la que coloco el vídeo. Aunque podría aplicarse en menor medida a la TV.

Lo curioso es que se supone que es una llamada de atención para los padres: "cuidado con los niños!".

¿Sólo?




Versión en español, cortesía de Marta Salazar.

domingo, 18 de noviembre de 2007

50 añazos


-¡Te he dicho que no!
- ¡BUAAAAAA!!
(pataleo)
- Sí, sí, tú sigue. Ya verás cuando lleguemos donde la abuela. ¡Que te agaaarres! ¿No ves que el autobús va a frenar y te vas a reventar contra el suelo?
- Dame elfmnfurhepofmrerñld .....
- ¿Qué dices, hijo? Te pones de un pesado...
-
(Más pataleo) ¡Mmmmmnnngggg...!
- ¡Que no!
- ¡BUAAAAAA!!!
(Puñetazos)
- ¡Ay hijo, bueno, toma, no me amargues más!

Supongo que éste no era el primer triunfo de aquel pequeño energúmeno. Sabe de sobra el volumen que hay que echar a cada alarido, el tiempo de aguante de mamá, los gestos que deben acompañar a las voces, en fin, todo lo necesario para conseguir aquello que se le niega en un primer momento. Puede pasar más o menos tiempo, habrá que poner más o menos esfuerzo, pero mamá tiene un límite. Al final lo conseguirá, y lo sabe. Pasarán unos pocos años y no es difícil imaginarle adolescente en el instituto soltando frescas a los profesores, con mirada perdonavidas, esperando todo del prójimo sin sentir la obligación recíproca. Ignora el significado y la existencia de palabras y expresiones como "gracias", "por favor", "perdón", "no te preocupes". Carece de percepción para las necesidades ajenas. Capacidad de donación nula. Su mundo será SU fin de semana, SUS colegas, SU chica, SU play, y todo lo que le produzca provecho y satisfacción inmediata. Desconoce la ecuación "Esfuerzo = Resultado". En primer lugar, por desconocer el significado de ambos términos. Al oír la palabra “responsabilidad” la boca se le queda entreabierta y la mirada perdida.

A los veinticasitodos los años decide casarse, dando por supuesto que aquello va a funcionar de la misma manera. ¿Por qué no? Pero al pasar los meses descubre que las reglas del juego eran otras. Se encuentra conviviendo con alguien también acostumbrada a conseguirlo siempre todo. Sus expectativas no se cumplen, la felicidad propia no llega (la del otro, ¿qué más da?), ceder la opinión es algo impensable. Las cuentas pendientes de uno con otro se acumulan, el silencio y las miradas furtivas revelan rencores escondidos.

El viernes pasado, Pensar por Libre hacía eco de una triste estadística: el aumento de divorcios entre recién casados. Una lástima, se mire por donde se mire. Y, ¿qué se puede añadir a la entrada anterior de ese mismo blog? Las leyes lo han propiciado, sí. Pero al ver a este pequeñajo del autobús creo que el problema viene de más atrás. La responsabilidad individual tiene mucho que ver. La educación actual no está formando individuos capaces de vivir en matrimonio indisoluble.

Hoy, en mi parroquia, un matrimonio ha celebrado sus bodas de oro. La verdad es que daba gusto verlos. El sacerdote les dirigió unas emocionantes palabras, incluyendo una verdad como un templo: los matrimonios que duran toda la vida no son aquellos que no han pasado por ninguna dificultad, ninguna discusión, etc, porque ésos no existen. Un matrimonio duradero está lleno de disculpas, gratitud, vueltas al principio, apoyo mutuo, y de un gran empeño por ver feliz al otro. Y éstos sí que existen.

A ver si Néstor nos cuenta también algún día alguno de sus ejemplos.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Estoy en ello


Ya sé que llevo una semana sin actualizar. Es terrorífico, soy consciente.

Mientras llega la inspiración, sólo quiero que sepáis que el canal de comunicación sigue abierto. Mi capacidad de multitarea es tan limitada...

Pero esto se solucionará pronto, que no cunda el pánico.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Al volante

Siempre me he preguntado qué sucede en el interior de un vehículo, y en concreto frente al volante, para que uno se transforme del hombre más educado y caballeroso en el ser más tonto, agresivo y descortés. Durante un tiempo tuve una teoría: al volante, uno sale como es en realidad, ni más ni menos. Pero quizás esta manera de pensar es demasiado categórica. Quizás dentro del coche nos sentimos más protegidos, para poder insultar a nuestro gusto. No vemos bien la cara de nuestra víctima; si la tuviésemos delante no nos lanzaríamos a vomitar la mugre que hemos vertido desde nuestro refugio.

En esto pensaba recientemente, cuando topo con la entrada del viernes 9 de noviembre de Al Río, que recomiendo fervientemente, y que me da cierta razón, aunque en otro orden de cosas.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Autobuses elásticos


Sabía perfectamente que en Valladolid tenemos la mejor flota de autobuses urbanos de toda España, al menos. Pero lo que ignoraba era que fuesen elásticos.

Por circunstancias que no vienen al caso, decidí ir al trabajo en autobús, cosa que no suelo hacer por la mañana. Cuando llegó, vi que venía inflado, varios pies y manos de los viajeros rebosaban por las ventanillas, los mofletes aplastados contra los cristales... Para mí estaba clarísimo que no podía coger a nadie más y cuatro personas esperábamos para subir. Efectivamente, paró, pero sin abrir las puertas. Lógico, sólo iba a dejar un pasajero y para eso abrió únicamente la puerta de atrás. No obstante, una señora picó la puerta desde fuera, con intención de entrar. Yo sonreí, ante su optimismo, pero mi risa se transformó en sorpresa, cuando vi que la puerta se abría. Cuando ya me había resignado a esperar al siguiente bus, resulta que éste pretende tomar más pasajeros. Vi cómo los tres primeros consiguieron subir y creí que yo ya no cabía, pero inesperadamente, ante mí se abrió el hueco justo para acoplar mi carrocería. "¿Estamos todos?", preguntó el conductor, y cerró las puertas. Intentaba localizar entre aquella masa de cazadoras, bolsos, etc, la máquina bonobús, pero comprobé que era del todo inaccesible. De repente, una mano solícita surgió entre la espesura. Era la del conductor. Tomó mi tarjeta y picó en su máquina. "Gracias".

Cómo consiguieron subir en la siguiente parada otras cinco personas, supera ya mi capacidad de análisis y deducción. De ahí la conclusión que da título a esto.

jueves, 1 de noviembre de 2007

En el ascensor

Contrariamente a lo que suele decir la gente que les pasa a ellos, yo voy muy a gusto en el ascensor sin hablar con la compañía que me toque en suerte. Total, para hablar de cómo hace, "hija, qué malo se ha vuelto de repente", "no sabe una qué ponerse", o "qué calor, esto ya no es normal", "mujer, si es lo de todos los años, ¿ya no se acuerda?", y tal... Aunque también hay cierto vecino que, como entre con bolsas en el ascensor, se empeña en averiguar qué llevo en ellas. No sé qué es peor. Pero no nos desviemos; el caso es que no me supone ninguna tortura guardar silencio durante 20 segundos. Y más con mis vecinos de puerta. Pareja, no sé si de hecho o de deshecho, subían al mismo tiempo que yo con una criatura en brazos.

- Hola.
- ...ah.... (intuyo que quiere decir "hola")

A partir de aquí habla sólo ella. Él mantiene un riguroso silencio y yo prefiero no intervenir.

- ¡Cuchiiii! ¡Pero qué guapo es mi niño! Cu-cu-cu-cúuuu... ¡Mmmmuaac! ¿A ver cómo abre los ojitoooosss? ¡Huyhuyhuyhuyhuy!

Él le sopla ligeramente para apartarle un mechón que caía sobre los ojos.

-¡Quita, no hagas eso, que se constipa! Mmm....!!
(Tono mimosón) ¿A que sí? ¡Pobrecito!

La criatura apartó la cara, quizá un poco harto de tanto sobeo. Salimos del ascensor. Él va a introducir la llave en la puerta, pero no acierta a la primera.

- ¡Aaaah, que no sabe, que no saaabe! Papá no sabe abrir, díselo, "papá no sabe, papá no sabeee".

"¡Guau!", contestó por fin el interpelado. Y fue depositado sobre sus cuatro minúsculas y peludas patas, desapareciendo a trotecillo en el interior de la casa de sus "papás".

Ay, Señor.


jueves, 25 de octubre de 2007

Las campanas de San Juan


Anda, que no he tardado en darme cuenta ni nada. Y es que cuando estoy obtusa, lo estoy en serio. Pues resulta que entro en un Casi Todo Cien y me encuentro colgando por las barras de los expositores disfraces varios: "sacerdote maléfico", "hombre-muerte"... Tampoco me percaté de la similitud temática entre todos. "Qué raro", pensé, "para carnaval queda la tira todavía". Y me olvidé del asunto.

Hoy paso frente a un negocio de estética cerca de mi casa, que suele tener un escaparate muy elaborado (el negocio, no mi casa), y veo un esqueleto-caricatura con una escoba de bruja y montado en moto. Me gustaría poder especificar el modelo de moto, que era especial, pero lamentablemente no entiendo del tema.

Y entonces, por fin, caí en la cuenta. Claro, es por el Halloween ése. Ni siquiera sé si está bien escrito. Bueno, pues no sé. Quien lo quiera celebrar, que lo haga. A mí, personalmente, me parece una tontada como la copa un pino, sobre todo teniendo en cuanta que en España ya tenemos nuestras tradiciones y no hacen falta las de los demás. Salvando las distancias de toda comparación, es parecido a lo del póker. Hay quien se empeña en España en jugar al póker, pero este juego no termina de cuajar aquí. ¿Por qué? Porque en España tenemos el mus, que va más o menos de lo mismo, y es mucho más divertido.

Y eso de que se intente desviar la atención de lo esencial, no tiene nada de gracia. Porque no sé exactamente cuándo se celebra Halloween, si el 1 ó el 2 de noviembre, pero me da igual: el caso es que el 1 es el día de todos los santos y el 2, el de difuntos. Así que ya están ocupados, se siente.

Dice mi madre que todavía recuerda, siendo niña, cómo sonaban las campanas de la Iglesia de San Juan, cercana a su casa, la noche del 1 al 2. En el silencio de la noche, era un tañido muy suave, distanciado y pausado, sobrecogedor, que en ningún caso inspiraba miedo, sino que incitaba al respeto y al memento. No era sólo un lamento. Aquel sonido llamaba a algo más trascendente y cargado de esperanza.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Comparación

Hoy ha venido Tete Cohete al hotel. No, no es por lo gamberro, es que es su viva imagen. Cada vez que lo veo entrar y salir con el monopatín bajo el brazo, sus greñas, su ropa descuidada, no puedo por menos que carcajearme discretísima y silenciosamente y, ya veis, no he podido por menos que escribirlo.

Sólo espero que no le dé por fabricar artefactos para deslizarse por las escaleras, encender y disparar cohetes por la ventana y atropellar viejas por los pasillos.

No creo. En eso se diferencia del veradero Tete Cohete: este rondará los veinticasitodos y está en una cuadrilla de currantes.

lunes, 22 de octubre de 2007

Me gusta lo mío, ¿y qué?

Me da la impresión de que los castellanos, y sobre todo los de Pucela, si vamos a hablar bien de nuestra tierra, tenemos que pedir permiso. Si un asturiano describe portentosamente su patria querida, los oyentes quedan admirados. Cuando en los habitantes de León se comprueba su arraigo por la tierra, se dice que su carácter es ser "muy de León" y se considera una virtud. Pero si algo de esto se observa en uno de Valladolid, es boina, es decir, apego desordenado y tontorrón por el terruño.
Envidia pura y dura.
Por eso, me permito reproducir algo que he recibido hace poco:

Megadescubrimiento

Científicos vascos excavaron 50 metros bajo tierra y descubrieron pequeños trozos de cobre…….
Después de estudiar esos trozos por mucho tiempo, llegaron a la conclusión de que los antiguos vascos tenían una red nacional de teléfono hace ya 2500 años.

Por supuesto, en Cataluña no les pareció nada del otro mundo. Les pidieron a sus propios científicos que excavaran más hondo. A 100 metros bajo tierra encontraron pequeños trozos de cristal que, según ellos, formaban parte del sistema de fibra óptica que tenían los antiguos catalanes hace 3500 años.

Los científicos de La Granja no se dejaron impresionar.
Excavaron 150 metros bajo tierra …. no encontraron nada .
Excavaron 20 metros más y ….aún nada.
Entonces excavaron 250 metros en total y ……..ni por ésas....
Entonces, llegaron a la conclusión (con toda la razón) que los antiguos Segovianos, hace más de 5000 años,
…………..ya tenían TELÉFONOS MÓVILES.

¡Qué narices!,

¡¡¡VIVA CASTILLA!!!



martes, 16 de octubre de 2007

Plan de ataque


El plan está perfectamente estructurado, previsto hasta el milímetro. Si algo falla, es culpa de los contendientes. Cualquier retraso sobre el horario previsto puede resultar fatal, así que no podemos quedarnos rezagados bajo ningún matorral. Alcanzado un objetivo, no hay tiempo que perder para emprender el siguiente. Es posible que nos asalten en alguna emboscada, o nos tiroteen desde la maleza o los árboles. En ese caso, hay que mantener la cabeza fría y responder con precisión y rapidez. Puede surgir el cansancio, pero cualquier concesión al desaliento supone perder el objetivo final: llegar al final del día con toda la agenda cumplida.

Huy, sí, no creáis que no es poca guerra, la de mañana. El día más prieto de la semana. Pero lo tengo tooodo planificado. Eso sí, cualquier retraso hará que algo importante se me escape de las manos, así que, terminado un asunto puntualmente (porque ha de terminar a su hora y si no ya verás qué problema), no hay tiempo para dormirse en los laureles. Imprevistos puede haber, claro que sí. Entonces ya veremos qué hacemos, pero de prisa. Y si a mitad de jornada surge algo de modorra, que surgirá, no vale parar ni aminorar la marcha, que perdemos el tren para lo siguiente.

Mañana toca día largo, pero hay que llegar con vida al final. ¡Lo conseguiremos! ¡Hale, hale!

domingo, 14 de octubre de 2007

Adultos como niños (o peor)

Pues lo prometido es deuda y, aunque con un día de retraso sobre lo previsto, voy a contar la alucinógena historia de unas muñecas cuya suerte hubieran deseado tantos seres humanos.

No recuerdo de quién fue la idea, ni la firma que llevaban. El caso es que "alguien" en "algún lugar" fabricó hace unos años unas muñecas, del tamaño de un bebé, que en sí mismas no tenían nada de especial. Sólo que en vez de ser destinadas al público infantil, iban dirigidas al adulto; en lugar de comprarse, se adoptaban. ¡Sí, sí, se adoptaban! Tras pagar por ello los dos ojos de la cara, se formalizaban unos papeles en regla, por los cuales, los "padres" (individuos hechos y derechos), se comprometían seriamente bajo gran responsabilidad, a cuidar de su bebé de plástico como si fuera su propio hijo. Para ello, invertían en su mantenimiento lo que fuese necesario: ropita, alimento (que entraba por un conducto y salía reglamentariamente por otro), cuna, etc. Además, si el bebé tenía la desgracia de dañarse accidentalmente (roturas, arañazos), existía un "hospital" especializado para el tratamiento de sus magulladuras que, lógicamente, se encargaba de cobrar por el trabajo realizado.

Esta historia la oí contar hace un tiempo en un curso de ventas. Ante ello, hubo varias reacciones. A mis oídos llegó la conversación de mis dos compañeros contiguos:

- ¿Pero cómo se puede ser tan imbécil?
- Bueno, hijo, cada cual tiene sus manías, sus aficiones...
- ¡No, (aquí va un taco), lo que no entiendo es que haya tantos niños de verdad esperando unos padres y que estos (otro taco) inviertan la pasta y el tiempo adoptando y cuidando muñequitos! ¡Pero claaaro, así es más fácil! Uno de plástico no llora por las noches, no se pone borde comiendo, no te da problemas en el cole...

No sonríe, no te da un beso, no lo ves crecer...

miércoles, 10 de octubre de 2007

El rey va desnudo

Este verano me contaron esta historia y había pensado ponerla en el blog, pero ya se me había olvidado. "Nunca es tarde si la dicha es buena", y la voy a soltar ahora. No es nada del otro jueves, pero me dio que pensar. En primer lugar, en que siguen siendo los niños quienes dicen las verdades, por encima de los adultos, siempre tan políticamente correctos y temerosos de liarla con sus comentarios.

A aquella niña su mamá siempre le había puesto bañador de una pieza, pero quizá no le había explicado por qué. Y un día:
- Mamá, ¿sabes una cosa? Ayer en casa de Carlota me probé un bikini.
- Ah. Y, ¿qué te pareció?
- Pues... me pareció que estaba desnuda.
- Ajá. Pues, mira, ¿sabes qué? Que eso que a ti te pareció es verdad. Lo que pasa es que cuando las cosas las vemos muchas veces, nos acostumbramos. Pero no dejan de ser como son.


Y en segundo lugar, me dio que pensar en que los hay que están como cencerros. Porque, por contra, quienes no lo necesitan, sí que se visten.

domingo, 7 de octubre de 2007

viernes, 5 de octubre de 2007

6 de Octubre

El 6 de Octubre de 2002, Juan Pablo II canonizó a San Josemaría Escrivá de Balaguer. Fue uno de esos viajes-relámpago, de los que he hablado alguna vez.

Estoy muy agradecida a San Josemaría, como Fundador del Opus Dei. Él solía decir que no, que sus hijos se lo debemos todo a Dios, y que él no ha hecho más que estorbar. Pero como ahora no me va a replicar, insisto: le estoy muy agradecida. Es maravilloso saber que se puede santificar cualquier situación honrada, por encima de su importancia o de su dificultad.

En todo esto hay un detalle que me hace gracia y que no quiero dejar pasar. Es curioso que coincida el día de la Canonización de San Josemaría con el día de San Bruno, fundador de los cartujos, dos espíritus cuyo parecido entre sí es mera coincidencia. Veámoslo:

San Bruno redactó para sus monjes un reglamento que es quizás el más severo que ha existido para una comunidad. Silencio perpetuo. Levantarse a media noche a rezar por más de una hora. A las 5:30 de la mañana ir otra vez a rezar a la capilla por otra hora, todo en coro. Lo mismo a mediodía y al atardecer.
Nunca comer carne ni tomar licores. Recibir visitas solamente una vez por año. Dedicarse por varias horas al día al estudio o a labores manuales especialmente a copiar libros. Vivir totalmente incomunicados con el mundo... Es un reglamento propio para hombres que quieren hacer gran penitencia por los pecadores y llegar a un alto grado de santidad.


Esto no recuerdo de dónde lo saqué, pero por ahí está.

“Una vez preguntaron a san Josemaría qué oratorio le gustaba más en la casa donde vivía; su respuesta espontánea fue: «la calle». Esta afirmación nos muestra lo positivo que es el mundo para san Josemaría: se muestra lleno de un auténtico «entusiasmo por el mundo», si bien no de un modo ingenuo. No es ni optimista ni pesimista, sino un realista cristiano. Sabe de las consecuencias del pecado y del peligro de mundanizarse, pero —y esto es lo decisivo para su postura positiva en relación con el mundo—, también sabe que Dios ama al mundo”. (Homilía de mons. Fernand Franck, arzobispo de Luxemburgo, en la misa de acción de gracias celebrada en la basílica de Ss. Doce Apóstoles el 8 de octubre).

Esto está sacado de la web del Opus Dei.

Y sin embargo, los dos caminos terminan en el mismo sitio. Qué maravilla. Yo, por mi parte, voy a celebrar este día dando muchas gracias a Dios por ello y disfrutando de un buen postre que seguramente habrá en mi casa.

miércoles, 3 de octubre de 2007

¿Culpable, YOOO?

Hay quien decía: "me encantan los días de lluvia porque la gente no se entera de nada". Una gran verdad. Solemos andar encogidos, aunque llevemos paraguas, tal vez mirando al suelo. Y más nos vale hacerlo, si la acera está forrada de baldosines, siempre mal colocados, desprendidos de su hueco, lleno de agua, que se venga de quien lo pisa sacudiéndole una jarreada de agua hacia arriba, condenándole a permanecer con los pies mojados durante el resto de la mañana. Todo ello es compatible, por supuesto, con echar una mirada de vez en cuando hacia el frente, ya que es más que probable que alguien más que nosotros circule por la calle en ese mismo momento y haya que compartir el escaso espacio vital que proporciona la acera.
Atascos de circulación, autobuses abarrotados y escasos de aire, vehículos desaprensivos que salpican a los encogidos viandantes, forman parte de un día de lluvia prototipo. Inevitable.
Pero hay un curioso caso que sieeempre se produce: el de la señora, porque casi siempre son señoras, que al cruzarse con alguien, golpea con su paraguas (sin querer, por supuesto) a ese alguien en pleno rostro, dejándolo sin capacidad de reacción. Si la víctima tiene la osadía de protestar, la culpable, lejos de reconocer su error y pedir disculpas, sonríe displicentemente; y, dirigiéndose al primero que encuentra, pidiendo su aprobación, suelta: "Que le he dado, dice..."
Señora, que no se lleva mi ojo colgando del paraguas de puro milagro, oiga. No me fastidie... Incluso como recurso de disimulo resulta pobre, qué quiere que le diga.
Me recuerdan a los tipos (porque en este caso suelen ser tipos) que cruzan en rojo sin ver el vehículo que se aproxima. Al darse cuenta de la situación intenta quedar bien cometiendo una segunda patochada: no acelera para nada el paso y, si el conductor le propina un bocinazo, le saluda con arrogancia. Si es que lo tenía controlado, hombre, que no os enteráis.
Hoy, en un momento de descanso de la lluvia, decidí ir caminando al trabajo. A mitad de camino comenzó a llover de nuevo. Una paisana que salía del "super" disparó su paraguas automático sin mirar previamente alrededor. Me doblegué para evitar el impacto:
- ¡Jolín, señora!
- ¡Huy!, perdona, hija.
¡Ahí va, qué sorpresa!, una reacción educada. Casi no me lo podía creer.
Habría hecho bien: al separarme unos metros de ella, oí con nitidez:
- Pues hijo, ni siquiera la he dado.
¡Vaya por Dios, qué mala suerte, la mujer! Ni siquiera me ha dado.

jueves, 27 de septiembre de 2007

¿Antes no se llevaba?

Las dos personas con las que conviví hace un par de semanas no tenían nada que ver la una con la otra. Así como una de ellas tenía una gran experiencia de la vida (ya he hablado de ella anteriormente), la otra era joven, sin llegar a los treinta, y pasaba en estos momentos por lo que yo juzgaba que podría ser la cúspide de su vida: éxito profesional, remontada económica, independencia total, "fortuna en amores", etc. Sólo espero que lo suyo al final "no sea nada", como se suele decir.
Entre las tres hablábamos mucho.

- Mi novio y yo llevábamos cinco años saliendo y ahora en junio nos hemos ido a vivir juntos. - explicó la joven, emocionada.
- Nada, nosotros nos casamos. Antes eso tuyo no se llevaba.-
respondió la decana del equipo.
- ¿Cuál, el concubinato? Si es más viejo que la tos.

No, no lo dije. Una lástima. Sólo lo pensé. Comprendo que dicho así habría sido como una puñalada en pleno diafragma, y cuando tres personas han de compartir cinco metros cuadrados las veinticuatro horas del día, más vale llevarse bien.
Pero, ¿por qué habría de sentarle mal? ¿Cuál es el problema realmente?
Recuerdo que cuando estaba el elemento ése de ETA en huelga de hambre y decían que dejaban entrar a su "novia" donde él estaba, alguien puntualizó: "Su concubina. No mancilles la palabra novia".
¿Cuál es el problema de los términos correctos? ¿Nos recuerdan nuestra conducta y preferimos darlos de lado?

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Sin complejo

- Mira, ¿ves? Eso es una nécora, ¿la ves? Salúdala, di “holaaa”.

Veía claramente que quien hablaba era una mujer de mediana edad, delgadísima, situada frente al cristal de una pescadería de cierto lujo. Miraba a la macro-pecera que se ve desde la calle y señalaba los distintos bichos que la habitaban. Sí, veía quién hablaba. Pero ¿a quién? Porque parecía estar sola. A medida que me acercaba, fui comprobando que sobre el hombro contrario a mi perspectiva inicial llevaba una jaula y dentro un pájaro, claro. Una especie de abubilla o algo así. Es decir, estaba en plena vía pública, enseñando a su abubilla los distintos tipos de peces y marisco. Y diciéndole que saludara: holaaa. Al principio me dio pena. Pero, pensándolo, también cierta envidia: ahí estaba, haciendo lo que quería, sin importarle qué dirá la gente que la vea.
Y yo pensando que el descosido de mi chaqueta iba llamando excesivamente la atención…

domingo, 23 de septiembre de 2007

Para sonreír un poco

Ayer me pasaron esto, a lo mejor lo conocéis, pero para quien no lo haya visto es curioso. Hay que leerlo de arriba a abajo, primero, y luego de abajo a arriba, frase por frase.



1. En nuestro partido cumplimos con lo que prometemos.
2. Sólo los imbéciles pueden creer que
3. no lucharemos contra la corrupción.
4. Porque si hay algo seguro para nosotros es que
5. la honestidad y la transparencia son fundamentales
6. para alcanzar nuestros ideales.
7. Demostraremos que es una gran estupidez creer que
8. las mafias seguirán formando parte nuestro gobierno
9. como en otros tiempos.
10. Aseguramos sin resquicio de duda que
11. la justicia social será el fin principal de nuestro mandato.
12. Pese a eso, todavía hay gente estúpida que piensa que
13. se pueda seguir gobernando con las artimañas de la vieja política.
14. Mientras estemos en el poder, haremos lo imposible para que
15. se acaben las situaciones privilegiadas y el tráfico de influencias.
16. No permitiremos de ningún modo que
17. nuestros niños tengan una formación insuficiente.
18. Cumpliremos nuestros propósitos aunque
19. los recursos económicos se hayan agotado.
20. Ejerceremos el poder hasta que
21. comprendan desde ahora que
22. Somos la "nueva política".

martes, 18 de septiembre de 2007

Si hubiera tenido "valor"


No sé qué habrá sido de mi vecina de cama en el hotelito. Allí quedó cuando yo salí. Sus setenta y casi todos los años y varias vías por las que hacía agua no hacían presagiar nada bueno. Pocos meses atrás había quedado viuda, lo que unido a sus dolores físicos y malestar casi continuo, hacía que la mujer tuviera el ánimo por los suelos.

- ¡Ay, si yo hubiera tenido valor...!
- ¿Valor para qué?
- Para marcharme con mi marido. Pero no lo tuve y aquí estoy.

De no ser por lo dramático de la situación me habría echado a reír. Al fin y al cabo, si lo decía de verdad, aún estaba a tiempo. No estaba totalmente impedida como para necesitar la colaboración de alguien en tan siniestra y macabra tarea. De un plumazo se me ocurren varias formas en las que lo podía haber llevado a cabo sin que los demás nos hubiésemos enterado hasta que no hubiera remedio. Estaba claro que lo decía con la boca pequeña.
No quería meterme en muchas filosofías con ella. Dada su situación, no estaba muy receptiva.

- Eso no es valor, Balbina. Es una cobardía como un caballo. ¿Y tus hijos, tus nietos? Les ibas a dar el disgusto de su vida.
- Se lo voy a dar de todas formas... ¡Cuanto antes mejor!
- ¡Sí, como que es lo mismo! –
Intervino la otra compañera.- Me dice a mí mi abuela que se va a marchar al otro barrio porque la da la gana y me da un yuyu.
- ¡Ay, ay...!
– Y desapareció renqueante tras la puerta del baño.

Nadie ponía en duda su estado. Pero no se puede llamar valor a la huída ante el sufrimiento. Lo peor es cuando uno pierde la noción de lo importante que es para los demás.
No pude evitar acordarme del caso de la abuela de una amiga mía. Siempre estaba diciendo que, con lo vieja que ya era, no entendía por qué Dios no la quitaba de en medio, que no hacía más que estorbar, que se quería morir cuanto antes. “Yo lo que quiero es morirme, no sé qué hago aquí”, etc. Un día, en casa con sus hijos y nietos, estalló de repente la olla exprés. Toda la familia quedó aterrorizada ante el estruendo. Cuando supieron de qué se trataba acudieron al lugar de los hechos, es decir la cocina, para comprobar desperfectos y el estado de la situación. Alguien preguntó: “¿Dónde está la abuela?”. Mirando alrededor unos y otros comprobaron, efectivamente, que la abuela había desaparecido. “¡Miradla! ¡Mirad dónde está la abuela!”, dijo uno al fin, señalando por la ventana. Al oír el impacto, había bajado como un rayo los cuatro pisos y estaba ya en la calle, en la acera de enfrente, aguardando acontecimientos en lugar seguro. “Y digo yo” me contaba su nieta entre risas, “si lo que quiere es morirse, ésta era la ocasión ideal, ¿no? Que se hubiera quedado allí quieta, a ver si había otra explosión. ¿A qué viene tanto correr?
Mucha boca, mucha.
Además, lo que dice la frase del día de mi calendario de mesa es una verdad como un templo: “Si no le ha llegado la hora, ni siquiera un médico es capaz de matarlo”.

sábado, 15 de septiembre de 2007

¡Hola a todos!

Me alegro de volver.

Increíble. Dijeron diez días, y diez días han sido. Qué precisión.
No están mal los hotelitos de la Seguridad Social, aunque pueden mejorar, vaya que sí. Tiempo al tiempo.
Últimamente tienen por costumbre hacerte saber, de forma solapada y como quien no quiere la cosa, a cuánto asciende tu pensión completa, más las atenciones adjuntas, etc. En fin, todo aquello de lo que te libras de pagar de un tirón, como pasa en la privada. Para que sepas las ventajas que tienes y te olvides de las pequeñas incomodidades, tales como retrasos de diez meses en las consultas (no exagero), habitaciones triples, fumadoras nocturnas que piensan cándidamente que su humo no sale de la sala de personal, etc.
Todo esto lo digo con una sonrisa en los labios, tampoco quiero que nadie piense que he estado los diez días enfadada con todo lo que me rodeaba. Al contrario, ha sido la mar de llevadero y en ocasiones divertido. También he visto cómo las cosas salen adelante cuando uno pone de su parte. Es el gracioso caso del tipo que estaba en la ventanilla de información. No debía de haber dormido muy bien esa noche, porque fui a pedir un certificado de alta y me miró como si le estuviera pidiendo un plato de alubias.

- ¿¿Cómo??
- Sí..., un certificado de haber salido de aquí hoy. Para llevárselo al médico, ¿sabe? ¿O con lo que dan arriba ya vale?
- (Por fin, situándose) A ver, tendrá un informe o algo, ¿no?
- Pues sí..., espere... (Empecé a rebuscar) Es que lo metí lo primero y...
- (Con expresión perdonavidas) Bueeeno, es igual. Dígame cómo se llama.

Le di mi nombre y apellidos y comenzó a teclear ávidamente. Mientras lo hacía, estuve a punto de preguntarle cuánto solían durar allí los teclados de los ordenadores, pero por temor a distraerlo contuve la pregunta. Por fin, la impresora escupió mi certificado y me despedí con un complaciente “muchas gracias”, mientras me preguntaba para qué gaitas necesitaría él mi informe. Los hay con ganas de complicar las cosas. Me recordó a una ocasión similar, en que fui a pedir otro certificado.

- Buenos días, necesitaría un certificado de...
- (Negando con la cabeza) ¡Tiene que venir ella!
- Sí, claro, “ella” soy yo, que no me ha dejado ni decírselo, caramba.
- Ah, bien. ¿Nombre?

Son estas pequeñas cosas las que, después, hacen agradable la velada familiar durante la cena.
Mañana más.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Espero que sea pronto

Estimados y muy queridos amigos bloggers:

Motivos personales y totalmente ajenos a mi voluntad me impedirán en unos diez días acceder a la red.

Menos mal que he podido avisar, ya estaba preocupada porque no iba a poder ni decir hasta luego. Lo bueno de todo es que a la vuelta de este paréntesis sí que tendré un montón de historias que contar, aunque quisiera no tener que pasar por él.

sábado, 1 de septiembre de 2007

Asesores de nombres

Oigo en la radio:
"Mirar el calendario para poner a un hijo el nombre del santo del día está ya desfasado..."
Eso ya lo sabíamos desde hace mucho. Algunos incluso lo agradecemos infinitamente.
"...Ahora lo que se busca es un nombre poco usado, pero que no sea raro. Para ello, en USA ya se recurre a un asesor de nombres". O sea:

Fulano de Tal
Asesor de Nombres

Toma ya. Si es que el que no se pone una placa en la puerta de casa es porque no quiere.

viernes, 31 de agosto de 2007

Parar los pies

Hace unos días, en el blog Pensar por libre se hacía un estudio sobre los motivos del auge de la blasfemia.

Recuerdo que hace unos meses, hablando con alguien sobre este tema, mi interlocutor comentaba que los católicos somos demasiado blandos.

- Ahí tienes a los "musus" -me decía-: nadie se atreve a decir nada de Alá porque mira lo que pasa. No digo que haya que cargarse al personal por blasfemar, pero sí hacerse respetar, pararles los pies cada vez que escupan ("Perdona, ¿te importa defecar sobre tu padre, antes de que empiece a hacerlo yo?", por ejemplo), y si se ponen tontos se les parte la boca y punto.
- Bueno, mozo, eso lo puedes hacer tú, pero yo con un tipo de dos metros por encima de mí...
- Pues te aprovechas de tu condición femenina, que es algo muy efectivo actualmente.
- ¿??
- Sí. Mucha igualdad y mucha historia, pero te aseguro que, al menos en España, hoy en día sigue habiendo muy pocos tipos capaces de levantar la mano a una mujer en plena calle. Saben que se les cae el pelo por machistas. Tú puedes decir a un hombre lo que te dé la gana y lo más fuerte que puedes recibir son insultos, de los cuales te puedes defender o dejarle que él mismo quede delante de todos como un descortés indeseable a la altura del betún. Esto entre hombres no sucede, nos podemos zurrar la badana sin problemas. Créeme, si un tipo ha dicho algo que te ha molestado, contéstale sin contemplaciones. Que sepa que se ha "colao" y para otra, que se lo piense dos veces.
- O sea, que hay que hacerse respetar.
- Eso. Y si no, como digo, mira los "musus"...
- No. A ésos no se les respeta; se les tiene miedo.
- Eso sí. Mira, a veces no hay ni que levantar la voz. Yo tenía un compañero de trabajo (que en paz descanse, por cierto) que era lo más descreído en millas a la redonda, y también bastante bestia hablando. Pero era muy buen compañero, y como me conocía bien, jamás dijo nada delante de mí que pudiera ofenderme. Seguro que Dios se lo ha tenido en cuenta. Un viernes de cuaresma, algunos compañeros quedaron a comer para despedirse del segundo tramo de curso antes de vacaciones. "Vente", me dijo, "vamos a comer esto y lo otro...", en fin todo carne, como puedes comprender. "No, bueno, es que hoy es viernes y..." Se sonrió y contestó: "Vaya, pues sí que es una faena" (Aquí en lugar de "faena" va otro término); Y añadió: "Bueno, nada, oye, cada cual..." En resumen, que no son tan lobos como se hacen parecer. Alguno habrá, pero en general...

Seguimos hablando y ya no me acuerdo cómo acabó aquella conversación. Supongo que "a Dios rogando y con el mazo dando" (sin excederse).

miércoles, 29 de agosto de 2007

La columna de al lado (II)

En atención al Pianista, que se siente incómodo a la izquierda, por esta vez cambiaremos el título de la "serie". Descubrí su blog gracias a él mismo. Un día se pasó por aquí, saludó y dejó su tarjeta de visita. Como es natural entre la gente educada, fui a devolver la visita y también (¿por qué no decirlo?) a curiosear a su territorio, a ver quién era, de qué iba exactamente, etc. Llegué y allí lo que había era una animadísima tertulia. Entré de puntillas, porque el propietario estaba contando una de sus historias y no quería distraer a los demás, tan absortos como estaban de sus palabras. Y tal cual se la habría contado a los amigos en un momento de camaradería en compañía de unas cuantas cañas, y todos alrededor escuchando sin perder letra, así la plantó en el blog. Al finalizar su relato, como era nueva, preferí escuchar primero los comentarios de los demás. Creo que al final me animé a decir algo. En general puede decirse que allí suele reinar un ambiente distendido, como el de la primera vez que entré, de animada conversación. Sin embargo, también he presenciado momentos de gran sensibilidad artística y poética, que me dejan obnubilada, aunque él insista que siempre es así.
Precisamente, allí conocí a María. Ahora dice que está en baja forma, que no se le ocurre nada. ¡Mirad su baja forma! La quiero yo para mis días más inspirados. Yo creo que sigue con la cabeza en Burundi. Ella piensa que ha aterrizado, pero no. Todavía tiene que pasar un tiempo, estas cosas son así. Sus (¿cuántos eran? ¿diez...?) hermanos le ayudarán a ponerse a tono poco a poco, y le darán materia prima para escribir.
Solo tiene un pequeño defecto: es culé. En fin, nadie es perfecto...

martes, 28 de agosto de 2007

La columna de la izquierda (I)

A la hora de mencionar a mis AMIGOS blogueros, me gusta hacerlo con nombres que se me ocurran, en lugar de poner el nombre del blog en cuestión, aunque a veces no lo consigo.

Conozco personalmente al autor del primero de la lista: http://www.alrio.blogspot.com/. Profesor de literatura (por si alguien no lo había notado leyendo sus entradas) e insaciable devorador de hoja impresa. Nada ajeno, sin embargo, a los festejos de fin de curso entre colegas. Precisamente el título que di a su blog obedece a la salida que tuvo uno de sus colegas, llegado a ese punto de inspiración filosófica que da el haber ingerido unas cuantas cañas y algo más. Se le acercó por detrás y dándole una palmadita amistosa en la espalda, con aire solemne declaró: "Amigo, sólo la Literatura nos puede salvar". No se le podía defraudar, así que en el mismo tono, nuestro bloguero se limitó a seguirle la corriente: "Tú lo has dicho".

A D. Enrique Monasterio no lo conozco personalmente, una verdadera lástima, pero no pierdo la esperanza. Conocía su Pensar por Libre a través de la revista mensual Mundo Cristiano. Me alegré un montón al enterarme de que se había lanzado a la blogosfera. Ya no tenía que esperar un mes para leer sus artículos y además podía comentarlo. Todo un lujo inesperado. Aún ahora continúo abriendo cada día su blog antes que el mío. Algunas de sus entradas, una vez leídas, son inmediatamente enviadas por correo electrónico, por supuesto respetando la firma.

María y Pianista merecen un capítulo aparte...

viernes, 24 de agosto de 2007

Estos retrógrados intolerantes...

"Me sería dificil tolerar a alguien de por si tan intolerante, tan antigua y retrógada en lo sexual. (La señora siete polvos, (...) cree que los anticonceptivos fomentan la promiscuidad, y... ¿eso es malo?)"

Me lo he pensado mucho a la hora de poner esta porquería de frase en mi blog, pero como ejemplo del pensamiento pseudo-tolerante de hoy en día no tiene precio. Y como las cosas fuera de su contexto original pierden al menos una parte de su significación, voy a pasar a explicarlo un poco:
Se acababa de hablar de una madre de siete hijos (de ahí lo de los siete polvos) que había declarado en un programa de radio la obviedad que se atreve a decir muy poca gente: la inconveniencia de que las parejas homosexuales adopten hijos. La policía de su país, comprendiendo la peligrosa amenaza internacional que supone esta mujer y no teniendo otra cosa de qué ocuparse, le notificó inmediatamente que su caso de homofobia sería investigado. Si a esto añadimos que ella ha manifestado sin ningún complejo que los anticonceptivos fomentan la promiscuidad, no es de extrañar que haya despertado la secreta envidia de los que saben que no serían capaces de hacer lo que ella ha hecho. La única solución que encuentran es la difamación, el insulto revenido y desgastado de siempre, que ni para eso tienen imaginación.

Invito encarecidamente a visitar este artículo, que no tiene desperdicio.

jueves, 23 de agosto de 2007

Agradable sorpresa


Acabo de encontrar un blog curiosísimo. Yo por lo menos no lo había visto. La curiosidad fundamental es su autora. ¡Entrad, entrad!

A mí, que intento de mil maneras introducir las nuevas tecnologías en el mundo de los mayores (ahora se dice así, antes era tercera edad), me ha venido como agua en mayo este descubrimiento.

martes, 21 de agosto de 2007

Soy una joven de Juan Pablo II

Hace un año exactamente tuve una suerte inesperada: rezar al pie de la tumba de Juan Pablo II.

En mi familia no hemos sido muy trotamundos, que digamos. Venía el Papa a España y muy bien, que no se nos pase poner la tele a ver qué dicen. Lo admirábamos, lo queríamos, como corresponde a un buen cristiano, pero no nos movíamos mucho por hacer peña para ir a recibirlo. Por “azares” que sólo Dios sabe, mis hermanos y yo comenzamos a frecuentar asociaciones juveniles cuya formación cristiana se encomendaba al Opus Dei. Cuando había un acontecimiento de este calibre, allí nadie pensaba en quedarse en casa. Aprendimos que había que estar allí, que el cariño había que mostrarlo. Tenemos mucho que agradecer a aquellos clubes, pero algo muy importante es haber tenido la oportunidad de haber participado en aquellas jornadas inolvidables junto al Papa, por haber comprendido su importancia.

Juan Pablo II veía en los jóvenes de los 80 y 90 a los padres de familia del siglo XXI. Los que seguíamos al Papa al Bernabéu, o al Monte del Gozo, o a Cuatro Vientos, o a todas partes, gritando “Juan Pablo II, te quiere todo el mundo” hasta perder el sentido, somos los que ahora nos batimos el cobre con quien corresponda, con tal de devolver a la familia la dignidad que le pretenden arrebatar, de obtener una educación escolar con un mínimo de sentido común, etc.

Juan Pablo II tenía una visión clara de la situación, buscaba a los jóvenes porque veía en ellos la esperanza. Y nosotros acudíamos a esas llamadas pasando por donde fuera: viajes agotadores de autobús (nada de aviones, nosotros por lo menos), calor por el día (aunque sólo nos dábamos cuenta cuando nos daba la sombra), dormir a la fresca también tenía su emoción (o en polideportivos, también muy habitual)

Una y otra vez le oíamos decir lo mismo: “¡No tengáis miedo!”. Aquellas palabras adquirían contundencia cuando sabíamos que estaban dichas por alguien que había sufrido el comunismo en todo su rigor, la persecución religiosa, la pérdida temprana de toda la familia... En fin, que sabía lo que valía un peine. Y, cuando ya apenas podía articular palabra, acudíamos a observarle. Ello era suficiente para regresar a nuestras casas como si hubiéramos oído el más elocuente de todos los discursos. Un buen maestro se hace entender sólo con la mirada.

Después de esto, ¿quién puede arredrarse ante las burlas de un gobierno indigno, de leyes injustas, de sociedades mal llamadas laicas, que utilizan su título de “demócratas” para vapulear a quienes les hacen frente, de persecuciones políticamente correctas? ¿Quién no tendrá fuerza para plantar cara cuando, donde y a quien haga falta? ¿Quién deseará la muerte ante una enfermedad difícil? ¿Quién pondrá límites a la vida?

Yo soy una joven de Juan Pablo II. Y ahora que mi década de los veinte ya ha quedado atrás y el correr de los años no hay quien lo pare, veo en Benedicto XVI a alguien que ha tenido la valentía de tomar el testigo más pesado que puede cargar un hombre de cualquier edad.

La enseñanza continúa.

De regreso

¡Hola a todos!
Vuelta a la vida habitual tras este paréntesis que necesitaba como el agua.

No podía imaginarme un lugar sin conexión de ningún tipo, más de 20 días sin poder asomarme a la blogosfera ni al correo electrónico, pero he sobrevivido, gracias a Dios.

Voy a darme una vuelta por ahí para ver lo que me he perdido y vuelvo en seguida.

martes, 31 de julio de 2007

Que nadie se vaya; vuelvo en 20 días


Del día 1 al 20 de Agosto este humilde blog permanecerá inactivo. Me esperan 20 días seguidos en un lugar sin Internet, aislada de la amable compañía de la blogosfera.
¿Sobreviviré?

viernes, 27 de julio de 2007

Ilusión profesional

Alguna vez he hablado del Mejor Colegio del Mundo, también conocido como Alcazarén. Entre sus alumnas hay verdaderas joyas que contribuirán en unos años con su trabajo a sacar adelante este mundo nuestro. También hay otras que, en fin, digamos que hacen lo que pueden. Todavía están labrando su personalidad en la etapa de la ESO, quizá en unos años empiece a vislumbrarse algo de lo que ni ellas mismas son conscientes ahora. Y por último también hay alguna que pasa sin enterarse de nada, dejando boquiabiertos a todos con su actitud ante la vida.

Desconozco el nombre de la protagonista del hecho, porque no lo presencié, pero reconozco que me hubiera encantado, sólo por ver la cara de su profesora. La alumna en cuestión acababa de terminar el Ciclo Superior de Alojamiento. Por lo tanto, ahora venían tres meses obligatorios de prácticas en algún hotel, parador o similar. No hay que matizar que la ilusión de todo alumno que se va de prácticas es que, pasado ese periodo, lo contraten. Para quien empieza a trabajar es un buen comienzo. Por eso, uno mira las posibilidades de la empresa donde va, si es grande, buena pinta, trabajadores satisfechos, jefes majos, etc. Y en el caso que nos ocupa, la profesora le anunció a su alumna que le había encontrado unas prácticas en un parador de cierto prestigio y le dijo el nombre.

- (Disgusto) Pero eso no tiene playa.
- ¿Cómo dices?
- Hija, sí, Carmen, búscame algo con playa, para mis horas libres.

Conste que la alumna no bromeaba. La profesora me lo contaba sin salir aún de su asombro y preocupada por si tal vez aquello no era un caso aislado, ya que cada vez observa menos espíritu de esfuerzo y trabajo en los cursos que entran. Lamentablemente, se trata de una tendencia generalizada. Empezó siendo un problema de disciplina en los centros de educación secundaria, luego fue pasando a los de primaria. Y ante una falta de exigencia en la educación, en la lucha por alcanzar un resultado, ¿quién se va a plantear objetivos profesionales apetecibles? No sea que vayamos a trabajar "demasiao".

Que no tiene playa. Prácticas en un chiringuito de refrescos en la playa del Pisuerga, te había dado yo. Toma playa.

.

Empiezo a estar tan, tan harta...

Una de las cosas que más me cuesta pasar por alto es la tontería mezclada con mala leche. ¿Lo conseguiré algún día?

domingo, 22 de julio de 2007

Para animar a los sufridos catequistas

No digo su nombre porque ella no lo menciona, así que respetaremos su intimidad. Hace ya un tiempo decidió recoger en un blog todas las anécdotas, comentarios, preguntas, etc que sus pequeñísimas fieras le planteaban en catequesis. La idea fue brillante, porque, ciertamente, en ocasiones las ocurrencias de los niños dan que pensar a los mayores. Aquí hay un ejemplo que yo aún releo de vez en cuando.

El caso es que, entre unas cosas y otras, mi amiga tiene el blog un pelín atrasado, pero ella insiste en que no está terminado. Seguirá escribiendo en cuanto su salud y obligaciones profesionales y familiares se lo permitan.

Durante las vacaciones no ha perdido el contacto con los chavales, que viven todos muy cerca. La lucha ahora consiste en que continúen asistiendo a la misa dominical, aunque no tengan catequesis, siempre que sus poco fervorosos padres se lo permitan.

- ¡Hola, Alba! ¡Huy, qué cara de sueño traes!
- Sí, es que... Me ha costado más ir a misa hoy...
- ¿Ah, sí? ¡Pero lo has conseguido!
- Sí, es que, ¿sabes? Ayer vinimos mis padres y yo de viaje y llegamos a casa a las tres de la noche. Y hoy, cuando me he despertado, era ya la hora de levantarme si quería llegar a tiempo, pero tenía tanto sueño todavía, que he estado a punto de quedarme en la cama. Pero luego pensé en la ilusión que le iba a hacer a Jesús si iba y entonces me levanté. Y ahora tengo un sueño...

La conversación se prolongó un poco más, pero no nos importa. Yo también he dado catequesis y sé que si los padres no colaboran parece que predicásemos en el desierto. Pero como no podemos saber a ciencia cierta qué cae en saco roto y qué recogen, ahí dejo este hecho real cuyo parecido con la ficción es mera coincidencia.

viernes, 20 de julio de 2007

Modélicos

Los Simpson cumplen 22 años en breve, son líderes de audiencia en 40 países, van a estrenar película el 26 de julio y yo sin haber visto de ellos un solo capítulo. Y lo mío sí que es cierto, pongo a mis botas por testigos.

Mochilas, plumieres, camisetas, gorras, chubasqueros, cuadernos, bufandas, abrigos y un largo etcétera de artículos fueron asaltados hace tiempo por las feísimas e ictéricas imágenes de los Simpson. En ellas se descubre un niño problemático (es así como se llama ahora a los gamberros), descarado, irrespetuoso, como si pretendiera ser simpático a costa de la honra de los que le rodean, sus padres incluidos. Leo en una crítica sobre la película que el padre es un fiel reflejo del norteamericano medio, es decir, irresponsable, con problemas de alcohol y poca inteligencia. O sea, una joya ejemplar. La fotocopiadora a la que suelo acudir, luce en la pared, entre otras cosas, una imitación de lo que podría ser la radiografía de la enorme cabeza de este hombre, en la que apenas se vislumbra el cerebro. Modelo de ignorancia y estupidez, cuya gracia consistirá, seguramente, en ser continuamente humillado por sus hijos. Desconozco las características del resto de los personajes, pero con esos dos de por medio, seguro que componen una familia encantadora, llena de corrección y afabilidad.

Pues estos tipos ya tienen película. Según la mencionada crítica, “no hay tabúes: drogas, homosexualidad, ecología, desnudos, violencia, armas, religión…” En fin, algo totalmente apropiado para disfrutar distendidamente en familia.

No nos la perderemos.

miércoles, 18 de julio de 2007

Prueba de paciencia

Cada vez que pico un enlace me echo a temblar. La emoción es incontenible. Llevo media hora de reloj en Internet y en ese espacio de tiempo me habrá salido esta página unas veinte veces. No está mal el ránking, teniendo en cuenta que para pasar de una página a otra tarda alrededor de un minuto, lo cual hace que el tiempo aprovechado en Internet se reduzca a la mínima expresión. Cuando esto sucede, caben muchas reacciones posibles. Veamos algunas:

1ª Emprenderla con el monitor, rompiéndolo de un puñetazo (o dos, o tres), como quien parte la cara de alguien que claramente se está burlando de uno. Esta reacción me es imposible, primero porque el ordenador no es mío, segundo porque el monitor en sí es la pera limonera y es una verdadera lástima reducirlo a cristalitos, y tercero porque en el monitor no es donde está el problema. Por tanto, cargármelo no es la solución y añadiría un nuevo problema, en este caso para mi bolsillo. Descartado.

2ª Salir a la calle a dar dos gritos, decir unos cuantos tacos, dar una patada a la piedra que se me ponga por delante y regresar un poco más relajada. Esto acarrea la consecuencia de que me tomen por histérica, que la gente que me vea tenga algo que contar en su casa a la hora de la cena, y encima al regresar me encontraré el mismo problema, que no ha quedado solucionado, porque al ordenador no habré conseguido intimidarlo. También descartado.

3ª Intentar el recurso de desconectar el router por unos minutos y que se descargue, eliminar archivos temporales que puedan estar obstaculizando, cookies y demás. Sería ya la décima vez que lo hago, no serviría de nada. Otro descarte.

4ª Llamar al servicio de atención al cliente de telefónica para ver qué pasa con la conexión, oiga, que para eso pagamos y tal. Sólo de pensarlo me entran escalofríos. Fuera.

5ª Si no es muy urgente, dejar para otro siglo lo que estaba haciendo, ponerme a hacer otra cosa y volver a conectar mañana, a ver si la señora conexión quiere funcionar mejor. ¡Ah!, y alegrarme por haberme dado material para mi blog.

PD: Se admiten ideas y colaboraciones para un caso como éste, tristemente habitual.

martes, 17 de julio de 2007

¡No, si yo no lo veo!

Hace tiempo me contaron que para medir la audiencia de un programa, serie televisiva, etc, se controlaba el número de aparatos que lo estaban viendo en esos momentos. Pensé entonces que si queríamos que un programa no tuviera éxito y dejara de retransmitirse, lo mejor era desconectar la TV de inmediato, es decir, no verlo ni en pintura para que mi aparato no contase en la medición de audiencia, y eso que hiciesen otros tantos y tantos, ya está: nos cargamos el programa.

Pues bien, parece que eso no es así. Ahora dicen que hay unos audímetros instalados en determinados hogares, elegidos concienzudamente, que con permiso de sus inquilinos, por supuesto, controlan si un programa está siendo visionado, independientemente de que el público en cuestión se haya quedado dormido en el sofá o vaya y venga mientras hace la cena, atiende el teléfono o esté más aburrido que una ostra. En estos casos, el público no se entera absolutamente de nada.

- ¿Qué estabas viendo en la tele?
- No sé, creo que era algo sobre los bichos del Ártico...

Pero luego hay otro tipo de público, que es exactamente el opuesto y también el más gracioso. El primero afirmaba haber visto la tele, pero no se había jalado una rosca. En cambio, éste niega en rotundo haberla visto, pero es capaz de proporcionar todo tipo de detalles sobre esa serie de TV que nunca ve. La parodia hecha por Les Luthiers lo ejemplifica a la perfección, hablando de la telenovela "Alma de Corazón":

Marcos Mundstock: Bueno, yo no veo televisión... Pero bueno, a veces la ponen en casa, y yo paso por ahí no tengo más remedio que enterarme... eh... Además, bueno, además tienen una historia, eh... Resulta que los Izaguirre Belmont, cuando empezaron a salir, los padres de ella no lo querían al muchacho... baaahhh... porque era pobre... la vieja historia, ¿no? Pero él insistió, y ellos se querían, pero él no tenía medios para... Entonces, al final, tratando de hacer fortuna, había un baldío que lo usaban como playa de estacionamiento, entonces él ahí puso un puestito de frutas y verduras. Después fue, le agregó cosas de quiosco, empezó a irle más o menos bien, fue progresando, progresando, al final armó un supermercado de cuatro pisos... y con eso se fundió. Entonces tiró todo el supermercado e hizo toda la plata que tiene con una playa de estacionamiento. Entonces fue aceptado por la familia de ella, se casaron... hubo una boda muy linda... ¿pero qué pasó? Pasaron varios años y no pueden tener hijos; entonces la señora Izaguirre Belmont no puede tener hijos, y la quiere, entonces, a la cieguita Adelaida como si fuera su propia hija.
Daniel Rabinovich (sorprendido): ¿Usted no ve televisión?
Marcos Mundstock: Lo que pasa es que me comentan en casa...
(Recogido de Les Luthiers de la Web)

¿Tendrán instalado un audímetro y por eso se ven obligados a presenciar esos programas que tanto les horrorizan?

miércoles, 11 de julio de 2007

Para sonreír un rato

No podía permitir más de un día ese careto en la primera plana de mi blog, así que pasamos página rápidamente.

Necesitamos un poco de humor, de modo que ahí va un examen DE VERDAD, enviado por un profesor de la ESO. Dice el profesor:

"Entre tanto, y para solaz regocijo de la audiencia, paso a adjuntaros la transcripción literal del examen de música de un alumno, que no tiene desperdicio. He respetado la ortografía en su forma original, espero que seáis capaces de entenderlo. Aunque penséis que es un invento, os aseguro que nadie tiene tanta imaginación para idear esto, y tengo la copia del original del examen, que da fe de todo lo que aquí se relata.

Pregunta 1: La orquesta: definición, esquema de distribución de los instrumentos y criterio de colocación de estos instrumentos.

Respuesta: La orquesta es cuando se guntan mucha gente que toca, y toca la musica. Los instrumentos se colocan unos delante yotros detras, y eso depende del tamaño, por ejemplo la gaita se coloca siempre delante.

Pregunta 2: Características generales de la música barroca.

Respuesta: Creo que ay un despiste en la pregunta, me parece que es la musica marroca. Voy a contestar esto. La musica marroca es la de los moros de Marruecos que es muy importante porque la tocaban los moros cuando ivan a las batallas de conquista.

Pregunta 3: Beethoven.

Respuesta: Este era un señor sordo que compuso la letra de Miguel Rios o sea el Hino de la alegria. Pero cuando la izo no era de rocks. Daba muchos conciertos en la epoca de Franco y hizo tambien "Para Luisa" que no tiene paranjon en la historia de la musica.

Pregunta 4: Vocabulario musical. Define...

Barítono
: es el que lleba la barita o sea el que dirije a los otros.
Tenor: es un cantante como Placido Domingo.
Soprano: esto no lo se.
Villancico: es lo que se canta en Navidad cerca del arbol.
Sinfonía: es lo que tocan las orquestas.
Movimiento adagio: esto no lo trae mi libro.
Movimiento allegro: es lo que cantan los musicos cuando o sea estan contentos.

Pregunta 5: Brevemente comenta las características musicales de tu grupo/cantante/compositor favorito.

Respuesta: A mi me gusta mucho toda la musica tanto asi la vieja y la de haora ejemplo: de la vieja Carminha Furada, Maller y Faya que era español, de los nuevos me gusta Mecano, Siniestro Total, Los Burros, Allatola no me toques la pirola (con perdon) y otros muchos en jeneral. Fin.

Nota:
Fue a protestar porque le suspendieron."

Desde luego, el profe, qué cardo. Con el buen rato que le hizo pasar el chico.
Desagradecido.

Hace 10 años


No nos dejaron respirar. La venganza por la liberación de Ortega Lara estaba servida. Les iba a saber a gloria. Por fin un crimen que estrujaba el corazón de los españoles hasta hacerlos revolcarse por las calles, gritando en una angustiosa espera, en unos minutos que transcurrían veloces, con la única compañía de la impotencia y el odio. Por fin un crimen que iba a dejar una huella permanente, por el que recordarían quién es ETA y que va en serio.

¿Qué tuvo la muerte de Miguel Ángel Blanco que no tuviera la de todos estos? Picad, picad el enlace.

¿Quizás lo diferenció las circunstancias? Un plazo de tiempo ridículo y un rescate que no se podía conceder. Esta vez no había lugar para la esperanza. Aquel día España se unió. ¡Pero toda! Incluidos los vascos, ya les daba igual lo que pudiera sucederles, aunque les delatasen las cámaras. ¡Todos a por ellos! ¿Qué más daba que a los siete años España fuera a traicionarle en las urnas, atemorizada por un nuevo chantaje?

martes, 10 de julio de 2007

Fe turbia

No sé dónde he leído recientemente que cuando se deja de creer en Dios, se cree en cualquier cosa. ¡Vaya si es verdad! Le digo a mi amiga Alicia:

- Qué pulsera más curiosa tienes. - la eché mano para verla más cerca.
- ¡No la quites, no la quites!

La solté en el acto. Alargándome la mano de nuevo, continuó:

- Es que son pulseras de la suerte, no se pueden sacar.
- ¿La tienes incrustada?
- Nooo. Es que si me la sacas, no funciona, ¿sabes? En cada pieza tengo pegado un sellito con una imagen, se va pidiendo cosas, y a medida que se cumplen, quito un sellito. Pero todo esto con la pulsera puesta, si te la quitas te lo has cargado todo.
- ¡Se rompe el maleficio!
- Eso mismo (risita de ironía).
- Hija, qué quieres que te diga, a mí me parece una complicación. Yo cuando quiero pedir algo, rezo una padrenuestro y que sea lo que Dios quiera. A lo mejor me toca rezarlo muchas veces, pero por lo menos no tengo que tener ahí nada puesto mañana, tarde y noche. Con lo que me estorban a mí los abalorios.
- Mira, a lo mejor tú conoces alguna imagen más de aquí. Yo sólo conozco el Corazón de Jesús.
- O sea, que encima van y ponen ahí... ¡Jo!
- Bueno, no sé, es normal, ¿no? Al fin y al cabo es todo lo mismo.

Vale. A ver por dónde empiezo...

sábado, 7 de julio de 2007

Maestros indeliberados (2ª parte)

La observación de mi amiga me trajo a la memoria las palabras que había escuchado años atrás a una formadora de voluntarios.

Eran los días en los que el suicidio de Ramón Sampedro, tetrapléjico y algo más, acaparaba los informativos. Durante aquella charla - coloquio para voluntarios, surgió el tema de las causas que llevan a algunos enfermos a la desesperación. La formadora dijo entonces algo que después he visto confirmado en otros casos:

- Este hombre (R. Sampedro) carecía de tres cosas fundamentales. El haber tenido al menos una de ellas le habría ayudado, o incluso salvado. Primero, no tenía salud. Cuando uno tiene salud y se encuentra bien física y mentalmente, es extraño plantearse acabar con todo. Segundo, no tenía fe. El que tiene una fe, tiene una esperanza y eso le mantiene. Y tercero, pero no menos importante, no tenía a su lado ABSOLUTAMENTE nadie que quisiera que viviera. Los que tenía junto a él se limitaron a ayudarle a morir.

Lo que por entonces ella no sabía es que pocos años más tarde iba a tener la ocasión de predicar con el ejemplo. Una enfermedad fue dejando su cuerpo a la mínima expresión, con todo el suplicio que ello le acarreaba, sin plantearse ni por un momento adelantar el final.

De esas tres cosas fundamentales, ella contaba con dos: una familia por la que merecía la pena continuar luchando y una fe que le daba el convencimiento de que su vida valía lo inimaginable y era, por tanto, intocable.

viernes, 6 de julio de 2007

Maestros indeliberados (1ª parte)

Me ha costado encontrar la palabra. Me parece rara, pero es lo más certero que he conseguido.

Con "indeliberado" me refiero a todo aquél que no tiene intención de ser maestro, pero que, por una circunstancia u otra, acaba ofreciendo algún tipo de enseñanza, sin buscarlo.

- La ventaja de las primeras plantas de los edificios es que puedes observar con detalle durante unos minutos antes de ser descubierto.

La afirmación de mi amiga era tan sincera como cierta. Llevábamos ya un rato observando desde la terraza de su casa el ir y venir de los viandantes mientras hablábamos y hablábamos…

- ¡Mira!

Abrió los ojos y se agazapó ligeramente, como quien ha descubierto el objetivo desde la trinchera.

- ¿Qué?- la verdad es que me alarmé.
- Ese señor… Ése de ahí, el de la silla de ruedas.
- Ah...

Vi a un hombre de unos cuarenta años, bien parecido, elegante, traje, corbata, con un portafolios sobre sus rodillas. Efectivamente, avanzaba impulsándose él mismo desde su silla. Mi amiga continuó:

- Todos los días pasa por aquí. Vive ahí, a la vuelta. Un día le vi entrar en casa. Creí que necesitaría ayuda para sujetar la puerta, subir el escaloncillo, pero no. Lo tenía todo controlado. Entró él solito como si tal cosa. Lo que todavía no sé es dónde trabaja, pero de algún sitio viene, porque pasa puntualmente por aquí a la ida y a la vuelta, con el portafolios. Y muchas veces le acompaña su familia. Está casado, su mujer es de joven así, como él más o menos, y tienen dos niños pequeñajos, niño y niña. A veces va a buscarles él al colegio, y viene con ellos, el pequeño cómodamente sentado encima de él. Otras veces veo a su mujer que viene con los niños y se encuentran ahí los cuatro, y ya van a casa juntos.

Por un momento creí estar hablando con Susanita, la amiga maruja de Mafalda.

- Vaya, qué bien informada estás.
- Ya te digo, que les veo mucho. Y al principio me intrigó, qué le podría haber pasado y eso, un hombre con toda la vida por delante, porque ya le ves, que no es mayor. Pero ahora, aunque sigo sin saberlo, ya no me intriga. Me quedo observándoles, lo contentos que van, todos juntos. Da gusto verlos. Como si nada hubiera pasado. Y él no te creas que necesita de alguien para ir y venir, ya le ves que se impulsa solo, con todo brío.
- Sí, y eso que la calle no es nada fácil. Está rugosa y llena de vados que suben y bajan.
- Pues a eso me refiero, que cuando la calle se pone borde y le cuesta más, ni una queja, ni un mal gesto. Sólo el esfuerzo natural, el impulso. Claro, que con una familia así es difícil enfadarse.
- ¿Qué quieres decir?
- Pues eso, que yo veo gente que sí, lo tiene crudo, y que sus limitaciones físicas acaban con su paciencia, y primero se agobian, luego se deprimen y por último deciden mandarlo todo a [censurado por la autora del blog]. Pero cuando tienes una familia que está contigo, que te demuestra que significas mucho para ellos... no sé. Creo que uno se lo piensa un poco más, ¿no?
- Desde luego.

jueves, 5 de julio de 2007

Nadie te lo ha reprochado

Ante la gran avalancha de testimonios y experiencias suscitadas por la anterior entrada, me veo obligada a cambiar de conversación.

María está a punto de largarse a Burundi, o ya se habrá ido a estas horas, en labores humanitarias. Ha echado los cerrojos a su blog por una temporadilla, sugiriendo que no se olvida de ninguno de los que la visitan habitualmente.

Es posible que, entre sus compañeros de trabajo, haya habido reacciones parecidas a las de los compañeros de mi amiga Marta. Se fue a un país hispanoamericano a echar un cable en un hospital, en plan voluntario. Sus compas fliparon ante la idea de que dedicase sus merecidas y únicas vacaciones a semejante proyecto.

- Yo soy un poco más egoísta.- dijo uno, acongojado.
- Bueno, hombre. No es obligatorio. También hay que cuidar el "carro", que es el que tiene que tirar p'alante.

Ambos tenían razón. Lo que le hizo gracia a mi amiga fue la necesidad de disculparse que tenía su compañero.

viernes, 29 de junio de 2007

Voy a decir algo políticamente incorrecto

Mons. André-Mutien Léonard, obispo de Namur (Bélgica), ha sido acusado de homofobia por llamar anormales en un reportaje a los homosexuales, "ya que están bloqueados en su desarrollo psicológico normal". Podría ser enjuiciado en base a la ley antidiscriminatoria belga de 2003.
Por otro lado, el pastor luterano Ademir Kreutzfeld, en Brasil, corre el riesgo de ser llevado ante los tribunales por los mismos cargos (discriminación y homofobia) en base al programa gubernamental "Brasil sin homofobia", porque convenció a varios comerciantes de no publicitar en un periódico que apoya la agenda homosexual.
Veo a los colectivos gays, dentro de unos años, pataleando por haber sido los "causantes" de la unidad de los cristianos.

miércoles, 27 de junio de 2007

Hacienda y Telefónica juntas

María sujetaba el auricular del teléfono por el cable, dejándolo colgar por su propio peso. Decir que estaba flipada es poco. Más o menos, la historia había sido así (le paso el micrófono a ella):

- Ha llamado a Agencia Tributaria, bla, bla, bla. Si desea bla, bla.. pulse 1. Si desea gestionar el borrador de la Declaración de la Renta, pulse 2. Si desea...
Dedo al 2.

- Si desea que le sigamos atendiendo en castellano, pulse 1. Si desea que le atendamos en cat...
Dedo al 1.

- Si desea bla, bla, bla, pulse 1. Si desea gestionar una declaración a devolver, pulse 2. Si desea...
Dedo al 2.

- Telefónica le informa que el número marcado no se encuentra actualmente en servicio.

La verdad es que como disculpa no está mal. Es convincente, rápida y, sobre todo, tajante.

domingo, 24 de junio de 2007

Paralelismo


Hoy os invito a leer la entrada de Jesús Sanz en su blog. Es curioso el símil entre una cosa y otra.

viernes, 22 de junio de 2007

Agazapados en su guarida


"En las aguas abisales de internet abunda el espécimen del calumniador profesional e insistente, casi siempre amparado por el anonimato, casi siempre resentido de su propia insignificancia, que al cobijo de foros, blogs y demás cónclaves virtuales va dejando su cagadita aquí y allá, propagando chismes sobre tal o cual persona (todo calumniador anónimo tiene su bestia negra, generalmente alguien que ha logrado en su oficio una relevancia que el calumniador virtual jamás alcanzará), inventando episodios apócrifos que enturbien su fama, atribuyéndole vicios o rarezas que el calumniado jamás soñó con incorporar a su repertorio, insultándolo en fin con encono y desesperación, como sólo insultan quienes chapotean en los lodazales de la mediocridad, quienes saben que nunca dejarán de chapotear en ellos y, sin embargo, necesitan, para sentirse vivos, salpicar con su barro hediondo a quienes respiran otro aire más noble." (Juan Manuel de Prada)

Me he acordado de todo esto al leer un comentario anónimo en cierto blog que visito bastante.

jueves, 21 de junio de 2007

Otra de Sansón


No es que sea entusiasta de Sansón, a veces sus chistes me han revuelto el estómago. Pero otras da en el clavo. La viñeta de hoy es una imagen perfecta de todas las tonterías que se pueden cometer al abrigo de lo civil.

miércoles, 20 de junio de 2007

Hablar sin pensar

Cursaba yo lo que en realidad se llama Ciclo Formativo de Grado Superior. Anda, que no mola ni nada dicho por su verdadero nombre. Y no "módulos", como lo llaman todos.

A lo que iba. Hacía un Ciclo de Informática. Desarrollo de Aplicaciones, en concreto. Me dio un yuyu y entré ahí. Porque yo era de letras, desde siempre. Ya que había entrado, que me costó lo mío, tenía que seguir e intentar acabar. Eso era lo que pensaban también gran parte de mis compañeros. Sufrimos lo indecible en las clases, hasta que cogimos carrerilla y empezamos a entender algo, allá por noviembre del año siguiente. Cuando cuento esto, mis interlocutores me suelen mirar con cara de "a mí no me habría pasado eso".

Que me pierdo otra vez. En dicha situación, se comprenderá que en los tiempos de descanso se creaba un ambientillo de complicidad encantador. En la cafetería del centro, con un café de ochenta céntimos, se hablaba de todo, hasta de aquello que algunos aseguran que no hablan nunca. No sé cómo se llegó a este tema, pero de repente alguien empezó a ridiculizar la virginidad de María, planteándolo como algo que sólo podía hacerse creer a un subnormal, idea que fue secundada por gran parte de los demás. Animada, continuó:

- Es que no sé cómo puede haber gente que se crea eso. A mí, lo real, lo que pueda ver y tocar.
- Pero, ¿tú no dices que lo primero que lees del periódico es el horóscopo?
- Sí..., pero bueno... es por reírme de lo que pone y eso. Hija, es entretenido...

Je, je, jeeee. No me lo creo, macabeo. El horóscopo es la cosa más aburrida que hay. No lo leo desde los diez años, pero seguro que sigue diciendo lo mismo semana tras semana, como antes. Para reírse están las viñetas que hasta el ABC, el periódico de letra más concentrada que conozco, publica.

- ¡Pues a veces aciertan!

Hombre, claro. Y cuando en mi casa hacíamos quinielas todas las semanas, alguna acertábamos cinco de catorce. Y eso nos animaba para la semana siguiente, ya ves, y la siguiente acertábamos dos...

Que te hemos "pillao".