"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

domingo, 31 de agosto de 2008

¡Ay, ay!...

¡Tengo que poner algo, que llevo ya más de una semana con esto quieto! Y que no se me ocurre nada, pardiez.
Pero esto le ocurre a los mejores genios. Ejem... El mismísimo Francisco Ibáñez cuenta que a veces, en medio de la noche, se levantaba de la cama para tomar nota de una idea que acababa de ocurrírsele, porque después de haber estado toda la tarde pensando infructuosamente, no podía dejar pasar esa oportunidad, esa idea luminosa, a riesgo de que volase y no regresara. Y así salían los grandes álbumes de su época de esplendor, que duró hasta los años setenta, aproximadamente.
¿Será esta noche cuando interrumpa mi sueño con una bloggeridea luminosa?

Ahí va un vídeo de los que tengo guardados para situaciones de emergencia como ésta. Hace un tiempo bromeábamos en este blog con la conducción femenina. Veamos ahora el otro lado de la moneda:


viernes, 22 de agosto de 2008

¿Hacía falta?

Salvaje. Ésa es la palabra. No le conozco personalmente, pero en una conocida página web hay un vídeo suyo de la catástrofe de Barajas. El vídeo es de lo más casero, y está tomado desde la ventana de su empresa, apenas unos minutos después de estrellarse el avión. El tipo habla al mismo tiempo con una tal Susana, a la que está intentando convencer de que la columna de humo que están viendo es de un accidente, que no es cualquier cosa. Y para ilustrar el asunto, suelta una blasfemia como la copa un pino.
¿Hacía falta? ¿No es el idioma castellano suficientemente expresivo sin necesidad de recurrir a bajezas como ésa? ¿Qué tal si empiezo a acordarme yo de la madre que lo alumbró a él, así, digo, para equilibrar la cuestión? Muy mal, ¿no? ¿Qué culpa tendrá la pobre señora de los rebuznos de su hijo?
Pues eso.

sábado, 16 de agosto de 2008

¡Una que sabe nacer!


Fue la respuesta que le di una vez a alguien que me dijo que el 15 de Agosto había sido un buen día para venir a este mundo.

Siempre he estado muy orgullosa de compartir celebración con la Virgen, aunque me temo que no puedo evitar que Ella se lleve la mayor parte de la atención. Qué le vamos a hacer, lo uno por lo otro.

martes, 12 de agosto de 2008

Cuando las cosas interesan

Hace unos años:
Por fin encontramos el castillo ése que nos habían dicho que no nos fuéramos sin ver. Lo contemplamos unos instantes desde la verja de fuera y por fin rompí el silencio:
- Bueno, pues vamos a entrar, ¿no?
- No se puede.
La respuesta de Belén me sorprendió. Observé el muro una vez más.
- ¿Dónde dice que no se puede? Yo no veo ningún cartel ni nada.
- No, claro. Pero hay una puerta cerrada a más no poder con un cerrojo de los del siglo XIV, de unos veinte kilos y un candado a juego colgando de la cerradura.
- ¿Y...?
Ahora, cuatro pares de ojos me miraban sin pestañear. Insistí:
- Pero es que no pone nada. Podemos saltar y...
No, no llegamos a entrar. Nunca lo entendí. No ponía nada.

--------------------------------

Ayer:
- Queremos ver esta peli con cañón. Podemos enfocar a esa pared. Supongo que no habrá problema. ¿Me ayudas?
- Sí, cómo no.
Muy dispuesta yo, a echar un cable (nunca mejor dicho), agarramos el cañón, altavoces... Pero para hacer la conexión había que hacer una labor de espeleología por detrás y dentro del mueble cerrado que contenía reproductor de vídeo, DVD, pantalla de TV, marañas de cables coaxiales, euroconectores, polvo, libros de instrucciones y restos fósiles del siglo V A.C.
Después de varias conexiones, apareció la imagen.
- Parece que no hay sonido.
- Me da que no. ¿Y si los conectamos a los bafles de la sala?
Como suele suceder en estas ocasiones, a estas alturas ya no éramos sólo dos. Cuatro o cinco más se habían unido con la sana intención de ayudar en lo que pudieran.
- Creo que hay que conectar desde la tele.
- No, el sonido sale del DVD.
- ¡Hala, que no! Sale por la tele y entonces...
- Nooo, a ver, trae, este cable, ¿de dónde viene? Ah, espera. Está conectado a la tele, o sea, por detrás. Ya lo tenemos.
- Sí, hay que sacar la tele, o volverla.
¿Sacar la tele? ¿Con sus 300 y pico kilos? Para mí estaba clarísimo que se acababa la idea del cañón. Veríamos la peli al sistema tradicional. Mientras lo pensaba, la tele había sido girada, desconectada su salida de sonido, vuelta a conectar en el lugar correspondiente y preparada la imagen. Todo funcionó correctamente.
Qué tiempos aquellos, en los que un miserable cerrojo no era obstáculo. Tendré que revisar mis actitudes, como dicen los psicopijos.

viernes, 8 de agosto de 2008

Aviso importante

De aquí y hasta el día 24 intentaré "postear" como si nada sucediera, aunque sí sucede: verano, vacaciones, en fin, esas cosas.

Por si pasan varios días y esto no se mueve, que nadie piense que he fenecido víctima del calor babilónico que nos ha atenazado hasta ahora, aunque parece haber remitido un poco. Se tratará de una simple escasez de acceso a internet. O de overbooking en el uso de los ordenadores compartidos.

Bueno, portaos bien y guardaos de tipos como éste:


miércoles, 6 de agosto de 2008

¡Toy enfadada!


¿Habéis experimentado alguna vez la dulzura que provoca estar contando los días que quedan para vacaciones, estar saboreando por anticipado ese día señalado, haber hecho planes ya para ese día, y que DOS DÍAS ANTES te digan que hubo un malentendido y que terminas un día después?

De acuerdo, es sólo un día. Pero yo ya había hecho planes, caramba.

¡¡GRRRMPFJ!!

martes, 5 de agosto de 2008