"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Pequeñas batallas de los padres


- ¿Dónde me siento? ¡¿Dónde me siento?! ¡¿DÓNDE ME SIENTOOOOOO?!!

Las voces provenían de un energúmeno en miniatura, cinco años como máximo, que acababa de subir al autobús en compañía de su abuela y su madre. Al ver que no había asiento para él, ni para nadie más, dejó salir a voces su desesperación, con un pataleo como acompañamiento.

Su abuela le indicó el único asiento libre, de espaldas al conductor, pero él lo rechazó enérgicamente, dando un manotazo rabioso.

- ¡No!

La madre terminó de pagar al conductor y se acercó a su pequeño monstruo. Consiguió que se sentara donde su abuela le había indicado y el autobús recobró la tranquilidad.

Me pregunto si al bajar, o al llegar a casa, la madre se encargaría además de aleccionar a su hijo sobre la conveniencia de conformarse con lo que a uno le dan, cuando no hay otra cosa. No es un plato de gusto, ciertamente, pero son esas pequeñas batallas las que conviene ir ganando, porque librarlas a los dieciocho años será aún más difícil, incluso puede que demasiado tarde.

martes, 22 de septiembre de 2009

El nombre del blog


En la anterior entrada, dos comentaristas preguntaron el porqué de este nombre para el blog. Durante un tiempo hubo una explicación debajo del título, tal vez la recuerden los más viejos del lugar. La verdad es que tampoco me devané mucho la cabeza, con lo indecisa que soy para casi todo. Tal cual se me ocurrió, así lo puse.
Es una de esas frases que me gustan por la exactitud de lo que quieren expresar. Se ha solido hablar siempre de "Morir con las botas puestas", sobre todo recordando la peli de Errol Flynn en su papel de General Custer, haciendo referencia a cumplir con el propio deber hasta el final. Pero también es interesante destacar que cada uno muere como ha vivido. Con el tácito permiso de Don Enrique Monasterio, véase aquí un ejemplo.
Aquí todos tenemos un deber que cumplir, bien sea por justicia, por palabra dada, porque nos ha tocado o por cualquier motivo más noble y elevado. Y hay que sacarlo adelante cada día, contra viento y marea, que a veces será difícil.
Pues bien, hace ya unos cuantos años, con la desfachatez que da la juventud, yo decidí ponerme las botas. Desde entonces, ser agregada del Opus Dei no me ha llevado a hacer nada raro en la vida, sino todo lo contrario: se trataba de seguir haciendo lo de antes, pero con la convicción de que Dios estaba siempre detrás de todo; de ser cristianos a todas horas, a jornada completa.
Más o menos, en eso pensaba cuando puse el título al blog. De las entradas que se van publicando, se intuye aproximadamente la vida de quien las escribe: ilusiones, éxitos, errores... Nada fuera de lo común, pero siempre con las botas puestas.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Otra iniciativa interesante

El sábado pasado, en su blog "Siete en Familia", Ángel hacía esta interesantísima propuesta, asequible a todas las fortunas.
Pues bien, mañana es sábado, un buen día para empezar. Yo ya lo hice la semana pasada.



martes, 1 de septiembre de 2009

Una iniciativa que me gusta

"Acentos perdidos" es el título del blog de Pablo Zulaica Parra, autor de un curioso proyecto: se trata de insertar TODOS los acentos que faltan en los rótulos de la vía pública. Ha creado unas pegatinas, descargables desde su blog, que son acentos de varios tamaños, en los que va escrita la razón por la que esa palabra se acentúa. Pablo, vasco de nacimiento y residente en Méjico (me niego a ponerlo con equis), no perdona ni vallas publicitarias, ni rótulos comerciales, ni carteles electorales.


Aquí lo tenéis, en un artículo publicado sobre él. Para leerlo mejor, pinchad en la imagen.