"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

viernes, 14 de marzo de 2014

Nada de extraño


Recibo ayer un angustioso whatsapp. Carmen nos cuenta que los mandamases de la universidad de Valladolid, rojos a más no poder, han decidido no reconocer las especialidades a su Escuela de Magisterio Fray Luis de León, una institución de la diócesis y adscrita a la universidad, con los mismos derechos que el resto de escuelas y facultades. 
¿Por qué será que no me extraña? Hasta aquí podríamos pensar que se trata sólo de una pequeña batalla administrativa entre instituciones; pero muchos sabemos que lo que hay detrás es la guerra abierta contra todo lo que huela a Iglesia aunque sea de lejos.
La Escuela pelea y los alumnos se movilizan. La vicerrectora se niega a recibirles, pero ellos la esperan a la puerta del despacho. El tira y afloja continúa. Han puesto una petición al rector en change.org. Quien lo desee queda invitado.

martes, 11 de marzo de 2014

domingo, 9 de marzo de 2014

Por la boca muere el pez


El hombre se quejaba, como tantos otros, de la escasez generalizada de pasta. Es uno de los temas predilectos de los pacientes del hospital de día. Hay pocas quejas acerca de la falta de salud, curiosamente, pero de la falta de escrúpulos en el manejo de dinero de la clase política, un montón. Y el que estaba ese día a mi lado no era una excepción.
Que si había que andar con cuidado, que si la cosa estaba así (dijo cómo) y tal. Luego habló del pequeño beneficio que tenía con el coche gracias a su discapacidad. Yo quise saber más. Me explicó que con un cierto grado, le permitían no pagar el rodaje.
- ¡Pero sólo de un coche! -especificó, como si fuera una miseria.
- Hombre, sólo faltaba.
La gente, por pedir que no quede.
Cuando acaba su tratamiento se levanta, se pone el abrigo y habla con la enfermera-sargento algo sobre las horas de oxígeno que tiene que chupar en casa. Y luego:
- Yo quería haberme ido a Canarias con mi mujer, pero dice ella que para tener que estar con el oxígeno...
- ¡Pero si sí que puedes! -dijo el sargento. Y continuaron hablando.
Pero yo ya no oí más. Me quedé dando vueltas a dos de sus frases: "la cosa está jodida" y "quería haberme ido a Canarias". Y trasciendo: este tipo es uno de tantos gracias a los cuales la cosa está como está; uno de los que gastaron lo que no tenían; uno de los que..... ¡Ah, no, es verdad! Se me olvidaba, que la culpa fue de los bancos.
Porque eso sí, la otra opción es que sea uno de tantos y tantos y tantos y tantos ¡¡BOCAZAS!!