"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

lunes, 3 de abril de 2017

En la cuerda floja


Paula se encaminó de su casa hacia el colegio como cualquier día. No piense el lector que ese «como cualquier día» suponía algo sin importancia. Lo habitual, lo de cada jornada, era un ardor de estómago producido por la tremenda angustia de lo inevitable. Aquellos muchachos, malnacidos desgraciados, hacían que cada hora transcurrida en clase supusiera para Paula algo parecido a una ruta agotadora por el desierto sofocante; un cuarto oscuro y sin ventilación en el que había que medir el uso del aire para no malgastarlo; o lo que es peor, una jaula enorme donde debía permanecer conviviendo con un tigre. Y así un día, y otro, y otro.
Pero el acoso no se reducía a las horas de clase. Paula conocía de sobra que los planes contra ella se fraguaban en los pasillos, en las horas de recreo, entre los corrillos aquí y allá.
Su rendimiento había bajado considerablemente desde que comenzó en aquel colegio. Pasaba horas tratando de adivinar cuál sería el siguiente plan de ataque contra ella, cuándo, dónde, quién... Tal ansiedad ocasionaba un desgaste físico e intelectual que estaba minando poco a poco su capacidad mental para desarrollar con normalidad las tareas ordinarias más elementales.
Para colmo de males, aquellos monstruos se las arreglaban con un ingenio envidiable para aparentar inocencia y que en cada uno de sus asaltos la culpa recayese sobre ella, una trampa tan bien hilada que ya le había acarreado varias advertencias por parte del director. Paula no comprendía cómo un hombre de su experiencia podía dejarse engañar por unos macacos de once años.
Pero ellos eran los dueños de la situación y, en caso de peligro, ahí estaban sus papás para protegerlos. Ella, en cambio, no era nadie. Tan solo una profesora sin influencia que podía ser sustituida en cualquier momento por uno de los miles de candidatos que esperaban su oportunidad a las puertas de la oficina de empleo.

No hay comentarios: