"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

viernes, 9 de marzo de 2012

Cruce de nombres

Aquí es donde va a cantar el chico. Lo llaman "Cúpula del Milenio". En fin...

En Valladolid una gran parte de los conciertos de música son en el Auditorio Miguel Delibes. A veces es decir "concierto" y la cabeza ya se va al "Miguel Delibes".
Sonó el teléfono en la recepción. Después de las primeras informaciones (disponibilidad, precio, etc)...
- Queríamos saber si estaba muy lejos. Es que vamos a un concierto, ¿sabe?
- Ah, ¿Miguel Delibes?
- No, Sergio Dalma.
Todavía no sé cómo conseguí mantenerme seria hasta el final de la conversación.

6 comentarios:

Al Neri dijo...

En estos tiempos de crisis cada vez que veo el Auditorio Delibes o la Cúpula del Milenio, me pongo de mala leche. Jamás deberían haberse construido.

Dulcinea dijo...

¿Y no es te escapó la risa, Altea?
Yo me hubiera desternillado.

Dulcinea dijo...

¿sabes por qué te quejas de esa cupula azul, que por cierto parece la concha de una tortuga? Porque en Valladolid no teneis la placa fotovoltaica que montó el ayuntamiento de aquí para el Forum de las Culturas, que costó un Congo y que nunca se ha estrenado. Eso sí. Sirvió para especular con el suelo de dos barrios marginales.

Altea dijo...

No, a la cúpula sí que se le da juego. Cada poco está de un color distinto, depende de la actividad que tenga dentro.
Bueno, Neri, el Auditorio no me parece superfluo. Al fin y al cabo, sí que se usa y para actividades bastante decentes. Je, je, todavía recuerdo lo bien que nos vino en el hotel cuando lo estaban construyendo. Sobre la cúpula me molestó un montón que quitaran el aparcamiento, que me venía de perrrrrlas! De disuasorio pasó a ser de pago corriente y moliente.

Miriam dijo...

Genial¡¡¡
Quizás les hiciste dudar y por un momento el que compró las entradas pensó... "anda que si me he equivocado de día, y artista"
ja ja ja

Nodisparenalpianista dijo...

Yo es que soy un poco así, peor les hubiese dicho que la sorpresa de la noche era un dueto de Sergio con Miguel Delibes. Bailar pegados cinco horas con Mario.
Qué dolor de pieses!!!