"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

miércoles, 22 de agosto de 2012

Espacio de salud, espacio de respeto *

Visualicemos la situación: zona de hospital de día del Clínico de Valladolid; dos de la tarde; casi todos los pacientes han terminado sus tratamientos y han regresado a casa; en la sala sólo queda una paciente terminando el suyo (servidora), unos cuantos sillones vacíos y la enfermera que cuida la sala.
De repente entra la enfermera de la consulta de Neurología. Se dirige a la enfermera de la sala y delante de mí, una completa desconocida, tienen la siguiente conversación:
- ¡No lo entiendo, de verdad! ¿Te acueras de N, ése con esclerosis que bla, bla, bla...?
- Ah, sí.
- Pues ahora dice su mujer que no la hemos avisado que su marido podía acabar así, que no se lo hemos explicado. Y mira que se lo hemos dicho veces: que la esclerosis puede "degenerar en un deterioro cognitivo". "Deteriorio cognitivo, deterioro cognitivo...". ¿Cuántas veces se lo hemos dicho, Marta? Pues ahora, que su marido está como una chota**, dice que no se lo habíamos dicho. 
Qué poco tacto, Dios mío. A saber lo que entendió la señora por "deterioro cognitivo". Le expliqué después a Marta el caso (real, y que ahora muchos cuentan como chiste) de aquella mujer que pretendía endosarle a su marido 102 galletas en el desayuno, porque en el papel del régimen ponía "café con 1 ó 2 galletas". Si a esa señora le hablasen de deterioro cognitivo, no quiero ni pensar lo que interpretaría.
- Hombre, yo creo que Josefa se lo explicaría bien...
- Yo no lo apostaría.

(*) Título de la campaña de SACYL para evitar agresiones a los profesionales sanitarios. Por lo visto, es unidireccional. Si son ellos los que te sueltan una insolencia, te humillan con su fina ironía o te mandan a freír espárragos, no pasa absolutamente nada.

(**) Qué finura, qué delicadeza.



5 comentarios:

Miriam dijo...

Con el agobio que a veces llevas cuando vas al médico, como paciente o como acompañante, puedes entender cualquier cosa.
En cuanto a los médicos, he tropezado con alguno un tanto desastre en comunicación. Y otros que son tan acogedores, tan serviciales, que te dan ganas de echarte a llorar por el alivio de encontrar a alguien que va a
ayudarte en tu problema
Bravo por esos médicos acogedores¡¡¡

Dulcinea dijo...

Porque claro, la variable de que ellas no hubieran hecho bien su trabajo no la contemplaron ¿verdad?

Al Neri dijo...

A menudo el personal sanitario, al estar tan en contacto como el dolor y la enfermedad, se insensibilizan un poco (o un mucho).

Nodisparenalpianista dijo...

La cosa sería comentarle a la bocazas que gracias, pero que no hace falta que vaya vociferando lo que no toca.
Pero seguro que si se lo dices te dirá que es por culpa de los recortes. A mi, sin ir más lejos, el otro día se me cayó un tomate al suelo y se me escachó por culpa de los recortes.

Nodisparenalpianista dijo...

Al Neri, siempre les queda lo de irse a casa por ejemplo. Digo, para evitarles sufrimiento. Es más, si fuese yo su jefe igual hasta les facilitaría el trámite, oye. Vocación de servicio.