"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

domingo, 27 de enero de 2008

Mira tú por dónde

Aunque normalmente la espera del médico resulta más aburrida que llevarse un cerdo al cine, en ocasiones también pueden suceder cosas de lo más variopintas. Depende del público con el que toque compartir la situación.

- ¿Qué tal en el médico? -pregunté.

Mi madre pulsó "play" y comenzó: que cuando llegó, aquello parecía Málaga en verano, porque resulta que había habido una urgencia muy grave, estuvieron con el pobre hombre cerca de una hora, pero no se sabe, porque cuando llegó ya estaban con él, así que vete tú a saber el tiempo que llevaban ya; entonces claro, se había formado una acumulación de gente por el retraso que no veas, todo el mundo preguntando por la hora, casi no había sitio para sentarse, me puse en la única silla que había allá al final del todo, al lado de dos viejas que voceaban un montón para hablar, etc, etc, etc.

- Ha sido muy entretenido, entonces.
- Sí, bastante. Pero lo que me ha dejado perpleja ha sido la conversación que tenían las dos viejas. Empezaron hablando sobre dónde vivía cada una. Hasta ahí bien. Pero en un momento dado, oí que una de ellas decía "porque claro, nuestra religión es así", "Sí, claro, nuestra religión es así -contestaba la otra-, de casa en casa, como hacía Jesucristo, que iba predicando de casa en casa"(????????). "Yo me crié en la Iglesia católica", "Sí, claro, yo también, en la católica", "Lo que pasa es que me cambié a ésta, pues porque...", "Sí, porque te convino", "Claro, sí, me convino"...
- ¿Cómo que le "convino"? -interrumpí -Uno adopta otra religión porque le convence, no porque le conviene, como quien deja una empresa para irse a otra porque le conviene más por horario, por dinero, por medrar profesionalmente...
- Claro, pues eso fue lo que me extrañó. Que dijo "me convino".
- ¿Pero estás segura?
- Hablaban a voces y las tenía al ladito. En cuanto pude me cambié de sitio porque me estaban levantando dolor de cabeza.
- No sé...

¿Por qué diría "me convino"? Tal vez confundió los conceptos. No tendría nada de extraño en alguien que va por ahí sin ningún complejo diciendo que Jesucristo predicaba de casa en casa.

11 comentarios:

Benita Pérez-Pardo dijo...

La verdad es que parece que pesan más la conveniencias que las convicciones. Qué cosas!

Por cierto, eso que comentabas, cómo?

alejops dijo...

No me mueve,mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido...

Néstor Aparicio dijo...

...ni me mueve el infierno tan temido/
para dejar por eso de adorarte.

Anónimo dijo...

Hay muchas religiones que creen en Jesucristo, y reconocen todo lo que hizo, y todas ellas creen que su religión fue la que él fundó ¡aunque surgiera en el siglo XX o el XiX o...!

Saludos Altea. Y muy bueno tu blog. No seguiremos viendo

una catequista dijo...

Hola Altea, seguramente tu madre ha oido bien, ME CONVINO. Los testigos de Jehová no son una religión, son una secta dato primero, y segundo, una de las razones para que se haya extendido tanto, sobre todo entre gente con pocos recursos económicos, es justamente por eso, porque todos los miembros reciben dinero, a parte de que todos tienen que conseguirlo, cuando la cuestión económica es más importante incluso que las creencias y la fe, la razón por la que uno se cambia es porque conviene más.

Altea dijo...

Benita, ja, ja! No lo pretendía, de veras, fue de rebote. Pero si me escribes aquí te lo explico todo: altea_gb@yahoo.es
Alejops y Néstor, os veo muy "arrebatados". Es un poema precioso, ciertamente.
Bienvenido, SinNúmero. Tienes tantos blogs que no sabía en cuál entrar. A ver si me doy una vuelta con tiempo por cada uno.
Hola, UnaCatequista, cuánto tiempo. Conste que no he mencionado a los Testigos de Jehová, aunque reconozco que sí que estaba pensando en ellos. Tengo que decir que son gente que me da mucha, pero que mucha lástima.

Anónimo dijo...

Nos vemos en PersonajesSecundarios

el trenti dijo...

Pues a mí llevar un cerdo al cine me parece bastante divertido, la verdad.

Ya lo dijo Groucho Marx: "Estos son mis principios pero si no le gustan, tengo otros". Hasta las conviccione son adaptables en estos tiempos

Nodisparenalpianista dijo...

Estoy con Trenti. El cerdo en el cine es, al menos curioso. George Clooney teniía uno. ¿Lo llevaría al cine? Que me pierdo.

Bien, bien, Altea. Maja tu madre. Y Alejops y Néstor, jugando al tenis, sublimes.

Marta Salazar dijo...

supongo que era una oportunista;

yo siempre he admirado más a quienes no tienen religión, que aquellos que se acercan a una o a algún grupo, porque les "conviene", esto me repugna.

No se supone que los fieles sirven a la Iglesia y no se sirven de ella?

Saludos!!!

Altea dijo...

Trenti y Pianista, si algún día os lo llevais al cine, avisadme para llevarme una pinza para la nariz.
Marta, es que de una persona coherente puedes esperar algo bueno, pero los chaqueteros...