"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

domingo, 1 de junio de 2008

Malos recuerdos

Hace unos días adelanté caminando por la calle a dos jubilados. Llegó a mi oído un trozo de la conversación que llevaban:
- Yo no me he considerado bueno nunca. A misa sí he ido, pero cuando no se puede, porque estoy de vacaciones o tal, pues oye, no...
- Claro, claro, ahí está...- el otro apoyaba.
Esto habría sido intrascendente, incluso me habría hecho gracia, de no ser porque recordé el otro suceso.
Varios compañeros de curso tomábamos café en un descanso de las clases. El periódico, que uno de ellos leía, hablaba de la violación de unas misioneras en no me acuerdo qué país africano.
- Bueno, pues mira, que espabilen.
- ¿Cómo que espabilen? Ya han espabilado. Te creerás que han tenido que obligarlas mucho. Son ellas las que lo están deseando.
- Ya lo sé -respondió el primero-. Es por eso por lo que no me explico que los curas vayan diciendo que ellos son los mejores. No se puede estar sin (aquí metió un verbo equivalente a "tener relaciones"). Porque los demás no tenemos inconveniente en reconocerlo, pero ellos, ¿a quién pretenden engañar?
- Bla, bla, bla....
Desconozco cómo siguió aquella bandada de ladridos. Sólo que me quedé tan flipada por lo que oía que no conseguía articular palabra (literal). Así que me levanté y me largué. Tardé un tiempo en volver a hablarles. Y por entonces sí que era joven, aunque estos dos muermos tendrían ya sus buenos treinta y tantos.
Un odio así a lo católico sólo puede venir de dos cauces: del comunismo (y si no, que se lo digan a los mártires de la Guerra Civil) o, más discretamente, de ciertas sectas.
Estoy un poco harta de los "buenecitos" que reconocen sus vicios y errores (eso sí, sólo los que ellos quieran y seleccionen cuidadosamente), pensando que al hacerlo ya han llegado al cúmulo de la perfección, mientras otros indeseables e hipócritas, que persisten en no revolcarse en su mismo fango, aparecen ante los demás como impolutos. Y esto es lo que peor llevan.
Protestaron Laurita y don Enrique por mis palabras sobre rojos y descreídos. La primera afirmaba que no todos los rojos son descreídos. No pongo en duda que para visitar el blog de don Enrique con la asiduidad con que ella lo hace, hay que tener al menos cierto "remusguillo" por dentro, pese a que el comunismo y sus semejantes son ateos por esencia, cosa que muchos de sus seguidores parecen ignorar. Por su parte, don Enrique afirmaba que el poema de León Felipe que escribió en su blog es buenísimo y que expresa a la perfección los sentimientos de muchos. Y seguro que es buenísimo. Yo no soy capaz de escribir esos versos. Ni otros.
La verdad es que sé poco de León Felipe: que era escritor y de izquierdas. Pero cuando vi aquel poema tan exageradamente humildico, me acordé de aquellos imbéciles del bar y de otros muchos, dándoselas de honrados e íntegros, mientras despellejan a otros como comadres.

10 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

Me temo, ltea, que ese odioe s muy moderno actualmente. Y eso no ha hecho más que empezar. Cualquier otra anted de reconocer -sinceramente- que uno es tonto perdido aunque pueda mejorar.

maria jesus dijo...

!Hija, por Dios!

Ignacio dijo...

El éxito de la izquierda y de la progrez no es la ideología sino que dan cobertura con esa palabreria a la envidia y el odio; no que tengan algo qu decir sino que canalizan la envidia como idología, sutilmente o no tanto.
Tienes razon tu; no lo has pensado mal: no te dejes confundir por avalanchas de datos.

hugo dijo...

Pareces una protestante, atacando la Confesión católica porque es una manera de decir perdón, quitarse el pecado/error y no hacer nada por arreglarlo. (Es el argumento que usan, el mismo que tú usas con los, como has dicho, rojos).

Lo de tus compañeros, una desfachatez, enorme, y para hacer lo que hiciste, y más. Al igual que decir por tu parte odio del comunismo hacia el catolicismo. Si aseguras el odio de una parte, asegura que es recíproco (tendrás cifras de "rojos" asesinados en la guerra civil, así que no te las recuerdo, al menos igual de mártires que los del otro bando, solo que eran rojos, y despreciables, ¿no? -y muchos más, pero bueno-), tus comentarios también pueden recalcar esta reciprocidad de odio, por ejemplo.

El poema resume la esencia de muchas religiones y conductas éticas, perdonar. Pero, claro, como lo escribió un "rojo" pues ya no lo merece.

Maestro Gelimer dijo...

Sí. Produce perplejidad lo dispuestos que están tantos y tantos para calumniar e infamar a los católicos, mientras tanto reclaman "tolerancia" incluso para todo tipo de abominaciones y aberraciones (pongo por caso los "pederastas").

El anticlericalismo es un mal muy antiguo en España. Creo que los comunistas no son los únicos, sino un club más que se sumó en el siglo XX a lo que ya venían haciendo los masones desde la Guerra de la Independencia y todo el siglo XIX.

El "anticlericalismo" es, de todos modos, una palabra poco afortunada. Parece que Iglesia es sólo "clero", y eso... pues no. En una reunión personal que tuve con un Obispo, éste me dijo que el "anticlericalismo" se ha convertido en "antieclesialismo". Cuando comprendamos que al atacar a nuestro clero y religiosos y religiosas nos atacan a nosotros, tal vez avancemos un paso adelante.

Altea, gracias por participarnos tus vivencias.

Un saludo.

uf al-sudar dijo...

Bueno, seguro que a solas y fuera del hato no hablaban así. Es la ley del rebaño: hay que rivalizar en bestialidad, no vayan a pensar que soy de los otros. Lo curioso es que esos son los que suelen abogar por el "derecho a la diferencia" y esas cosas.

hugo dijo...

No hay paranoicos, hay gente que les persigue. O que necesitan inventarse para reafirmarse.

Lo de los masones, por dios, ¡un poco de historia!

ps: la culpa la tiene una conspiración judeo-masónica.
ps2: ¿qué tienen que ver los calumniadores con los pedófilos?, ¿también son anticlericales?

Altea dijo...

Lo malo de los rojos, Hugo (insisto en la palabra), es que no tenéis ni pajolera idea de doctrina católica. Y cuando alguien se pone a hablar de lo que no sabe corre el certerísimo riesgo de hacer el ridículo por todo lo alto.
Nunca, escucha bien, NUNCA, se canonizará (¿Sabes lo que quiere decir? Míralo en el diccionario, anda) a alguien muerto por motivos políticos, ni de izquierdas, ni de derechas. Y matar a palazos a un chaval de 16 años porque se negó a blasfemar no es un motivo político. Por poner un ejemplo de nada.
Me reafirmo en lo dicho hace dos entradas: es inútil tratar de explicar a quien no se quiere dar por enterado.

Maestro Gelimer dijo...

Mira, Hugo, con todos los respetos. Lo de los masones es HISTORIA, y si no, pues busca y hallarás.

Y por favor, lee a Ricardo de la Cierva. César Vidal descubre muy poco sobre la masonería. También puedes leer "El Grande Oriente" de Benito Pérez Galdós; novela, pero bien ambientada. Y por cierto, muy recomendable de Pérez Galdós todos sus EPISODIOS NACIONALES, aunque claro eso a lo mejor cuesta trabajo, ¿verdad, Hugo? Pues, nada. Ahí te recomiendo muchos libros, que lo del contubernio judeo-masónico de Franco está ya muy manido, y ¡hay que ver cómo son los que rojean... Siempre con la misma cantinela!

Nada, Hugo, que te vaya bien, pero a ver si cuando hablas de historia te traes la lección aprendida... "La masonería invisible" de Ricardo de la Cierva. Hazme caso, hombre.

Un saludo cordial.

Marta Salazar dijo...

el cardenal Meisner (de Colonia, el amigo del Papa) cuenta una historia (se la he escuchado en alguna homilía) muy interesante sobre lo de que "los curas creen que son los mejores",

un misionero enviado a África recibe la visita de sus superiores,

le preguntan por la cifras: cuántos bautizos has tenido en estos primeros 12 meses de misión,

el misionero contesta: ninguno,

los superiores se horrorizan, cómo ninguno, para qué estás aquí?

el misionero les responde:

durante estos 12 meses he estado ayudando a los africanos, les he estado sirviendo,

porque esto es algo que estas tribus no conocen, servir, amar, ayudar,

en suma, les he estado mostrando lo que es ser cristiano.

(y que aprendan esto es indispensable para que los bautizos sean reales y la misión dé fruto),

Europa hoy es tierra de misión!