"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

viernes, 3 de octubre de 2008

Estado del bienestar


- Me toca pagarme el tratamiento.- dijo el joven paciente a la enfermera que se lo inyectaba.

- ¿No te lo han subvencionado?

- No. Ahora estoy de pensionista con mis padres, pero cuando empiece a trabajar, tendré que pagármelo y se me va el sueldo. Imagínate: mil euros estos dos frasquitos que me estás poniendo, más otros cuatrocientos de las pastillas que estoy tomando. Así cada mes. ¿Qué hago? Tendré que trabajar sin darme de alta.

- No, eso no puedes hacerlo, tampoco te compensa. Ten en cuenta que...

- Sí, ya lo sé. Pero es que es muchísimo dinero.

- Es una pasada.- reconocía la enfermera.

- Pero es que alguna vez tendré que trabajar. Y entonces, todos los meses mil cuatrocientos euros para mantenerme en pie...

La supervisora, que pasaba por allí y acertó a oír el problema, intervino:

- Es que eso de que no os subvencionen los tratamientos que necesitáis, me parece de-men-cial. Y encima, luego se gastan el dinero en chorradas.

Y yo, que no tenía más remedio que permanecer al lado durante la conversación, reconozco que me agobiaba por momentos. Verdaderamente, era una situación grotesca.

Al próximo que le oiga hablar de "cambio de sexo gratuito", lo plancho.

Nota: Que conste, para los profanos en estas lides, que el chico no exageraba dando cifras. Podría certificarlo.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Estarán chalaos, o mal de la cabeza, pero si consiguen que les subvencionen sus cosas pues mira. Yo un día de estos reclamo subvenciones para los fines de semana.

La verdad es que no tengo comentarios para esas exigencias (de subvencionar los cambios de sexo); y me tocan los güebos. ¡Es que ni siquiera es una necesidad!

Saludos

Dulcinea dijo...

Es tremendo. La perversión del sistema. Por no comparar los diecisiete sistemas sanitarios diferentes, con prestaciones a años luz unas de otras.

Casi compensa cambiar de Taifa,según la enfermedad que tengas. O incluso huir del país, como les pasa a los ancianos holandeses, que se piran por si le dan matarile en urgencias.

Que Dios nos asista.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Qué pasada!. Pobre chico!
Benita

Berenguela dijo...

Primer comentario!!!!, aqui te llevas algo? (premio, quiero decir)
Pues, si es lo que tiene .... que soportamos todo el día a los politicos del gobierno en la tele venga a hablarnos de "política social" pero las cosas que son realmente necesarias a la gente, pues eso.. a cotizar por cuenta propia y es que ya lo dice el refrán castellano
"Dime de que presumes .... "

Berenguela dijo...

Eh que pasa, que no aparece ningún comentario aqui?, seguro que alguno hay, por lo menos Yo publiqué uno ayer ...igual hubo algún fallo, en fin resumiendo que mucho presumir el gobierno de política social, pero a la hora de la verdad .... solo se dedican a fastidiar.

Nodisparenalpianista dijo...

Altea, cómo eres. Lo primero es lo primero.
Y los piños postizos a los agüeletes, las lupas para los miopes, los empastes para las caries, los paliativos en serio, etc. etc. etc. que se los paguen ellos, panda de vagos y de comodones.

Boo dijo...

Si, es una vergüenza.Y lo que nos queda por ver como sigan con el poder y el dinero en sus manos...

Altea dijo...

Bueno, a ver, que ya es hora. Si es que no sé ni en qué día vivo.
Ya, SinNúmero, pero los fines de semana esos te los subvencionarán siempre y cuando te vayas a hacer el cafre con la novia (no sé si tienes ni si la quieres, pero es un decir, ya nos entendemos). Si es para algo cultural, pongamos por caso, ya puedes aflojar el bolsillo.
Pues ya ves, Dulcinea, los abueletes holandeses todavía pueden poner pies en polvorosa, pero hay otros que por estar "encerrados" y no enterarse de la que se les viene encima, les trituran sin posibilidad de escapatoria.
Que no nos toque, Benita.
Vaya, Berenguela, cuánto lo siento. Es el efecto "moderación". Creo que lo voy a quitar, porque total, siempre pongo todos los comentarios... De todos modos (volviendo al asunto que nos ocupa), tengo que reconocer que también sé de tratamientos, incluso más caros, que sí están subvencionados. Pero claro, que todavía se hace agua por algunos lados.
Jua, jua, Pianista, qué fuerte: hasta que no he llegado al final de tu comentario no me he dado cuenta de que no hablabas en serio.
En fin, Boo, la esperanza es lo último que se pierde.

Nodisparenalpianista dijo...

Joer, Altea, o estás medio dormida o te hace falta repasar lo de los reflejos!!!