"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

miércoles, 5 de enero de 2011

Noche de Reyes


Nunca oí nada ni vi nada. Me pregunto cómo lo harían. Aún ahora, a la vuelta de treinta años, me sigo sorprendiendo. Era la noche de más misterio con final siempre feliz y con una única condición de lo más inflexible: había que permanecer en la cama quietos y a ser posible, dormidos. Pero, ¿quién dormía con tanta emoción en el alma? La presencia de los Reyes Magos se notaba de algún modo en al ambiente. Me asomaba a la ventana poco antes de acostarme y el silencio y la quietud de la calle sobrecogía. Estaban por ahí, no había duda.

Hubo una noche, la recuerdo todavía, en la que puedo asegurar que no pegué ojo por mucho que lo intenté. Yo quería, pero no había forma. No puedo entender cómo en una casa de sesenta metros cuadrados, en la que cualquier sonido era cazado por el más sordo de los oídos, cómo es posible, digo, que no oyera ABSOLUTAMENTE NADA. Tanto fue así, que al levantarme por la mañana tenía la duda de si los Reyes habrían podido entrar. ¿Quizá a última hora habían decidido no venir? ¿Se habrían olvidado de nosotros? ¡Ay...! No comprendo cómo lo hicieron, pero allí estaban los regalos. ¡Qué maravilla! ¡Qué profesionalidad la de estos hombres!

Desde entonces, no me cabe duda de que los Reyes Magos existen. Cuando oigo amargados que hablan despectivamente del "cuento" de los Reyes Magos, pienso: "No tenéis ni idea, destripadores de ilusiones. No me extraña que a vuestras casas no hayan vuelto".

6 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

Yo también he oído algunos rumores, pero siempre vielen de gente con mala sombra y muy, muy triste.
O sea, que no me fío de ellos ni un pelo.
Vengo de la Cabalgata y les he visto. Y les he pedido y ellos ya saben y, como siempre, nunca nos decepcionan, ni cuando chicos , ni ahora.

Ah, y claro que no les oías. Jolín, ¡que son Magos, Altea!!!!!

Miriam dijo...

Yo tampoco los he oido nunca, aunque de pequeña se comian todo lo que les dejabas y removian los zapatos escondiendolos por la casa
Esta noche, por una noche, deja las botas, para que los reyes te puedan dejar un montón de paz y alegría
Un abrazo

Dulcinea dijo...

Pues yo tampoco les oí nunca. Claro que, dormía y duermo como un tronco. Pero jamás sospeché nada. Creía que los Reyes subían por una escalera de cuerda y detrás subían los por la misma escalera de cuerda. Y detrás los pajes con los regalos. Y todos a un quinto piso, ojo.

Además como les había visto en la cabalgata esa misma noche, no había lugar a la duda. Me iba rápido a la cama. Y por la mañana, uff, qué emoción pensar que en el comedor de casa HABIAN ESTADO LOS REYES. Las migas de polvorón, los culillos en las copas de lor Reyes, la palangana ya seca del agua de los camellos, las migas del pan de los camellos... Todo pruebas.

Que me prueben a mí que no existen, anda, a ver si pueden.

FELICES REYES A TODOS

Nodisparenalpianista dijo...

Yo creo que se descuelgan desde un loquileto, Dulci, porque los camellos, subir por la cuerda...

Dulcinea dijo...

Por algo los Reyes son Magos, Pianista. !Para que los camellos suban por una escalera de cuerda!

Chary Serrano dijo...

Yo recuerdo una noche de Reyes, tendría unos 8 años, que me desperté por un ruído.
Me asomé a la ventana y ví a los 3 Reyes montándose en un coche, justito enfrente, tan claro que me quedé impactada... luego no sabia si lo habìa soñado pero... ¿quereis creer que parece aùn que los estoy viendo? Recuerdo al último montándose; llevaba una túnica verde brillante.