"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

martes, 17 de julio de 2012

Mira a ver qué rastro dejas

Este título tan extraño viene a cuento de una misa a la que he asistido recientemente y por accidente. Para mí era una misa ordinaria, fui allí como podía haber asistido a otra iglesia, pero había más gente de la habitual, totalmente desconocida para mí. Por lo visto, era ofrecida por alguien fallecido recientemente. Al final, el joven sacerdote que había oficiado dijo algo parecido a esto:
- Antes de terminar, quiero decir algo que me ha llamado la atención: la actitud recogida que habéis tenido durante la misa, cuando lo habitual, por desgracia, es que en los funerales los asistentes permanezcan distraídos, no comulguen o ni siquiera contesten a las advocaciones. Todo lo cual indica de algún modo que sois gente de fe. Yo no conocía personalmente a N (el difunto), porque como podéis ver, estoy sustituyendo al párroco. Pero viéndoos a vosotros, a la gente que le rodeaba, puedo hacerme una idea de cómo era N. Quiero decir todo esto porque, cuando uno se presenta ante Dios, parte de sus "buenas credenciales" van a ser las personas que ha dejado en la tierra.

Me acordé del punto Nº 1 de Camino.

4 comentarios:

Miriam dijo...

Bravo por los asistentes, por su comportamiento
Y bravo por el sacerdote, por saber felicitar por el buen comportamiento.

Hace unas semanas el sacerdote nos dijo que teníamos que rezar más alto las oraciones comunes. Ahora cuando reza el gloria, de vez en cuando se calla, para escuchar si rezamos en voz alta o no.

Sí, lo del rastro es importante. El problema es que a veces (no siempre) solo se ve de verdad, una vez has desaparecido.

Altea dijo...

Bueno, nunca es tarde. Si dura...

Es cielo y es azul dijo...

Me ha encantado leer esto. Me ha recordado al funeral de una tía mía que pertenecía al Camino Neocatecumenal. Fue impresionante ver una iglesia tan grande repleta de gente y con tanto recogimiento silencioso, antes, durante y después.
Y por supuesto, cuánto tiene que ver con el punto de Camino que citas.
¡Gracias mil!

Dulcinea dijo...

Me he acordado del funeral de la que fue Superiora de mi cole. Todas sus ex-alumnas (y otras personas que también acudieron) rezamos más unidas que nunca. Y ella, en paz descanse, era nuestro "pegamento".