"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

lunes, 12 de mayo de 2008

¡Que sí, que somos distintos!

Además, hay que tomárselo con gracia, caramba. Véase:

A partir del 1 de junio Caixa de Terrassa inagura el cajero automático en la Plaza del pueblo. Los clientes podrán sacar el dinero de su cuenta sin salir del vehículo. Para poder aprovechar todas las ventajas que ofrece este novedoso sistema, se han dado las siguientes indicaciones a los clientes:

Hombres:

1.- Alinee su vehículo junto al cajero automático.
2.- Abra la ventanilla.
3.- Introduzca su tarjeta de crédito y su código secreto.
4.- Indique la cantidad que desea retirar.
5.- Retire la tarjeta, y recoja el dinero y su comprobante.
6.- Si lo desea, cierre la ventanilla.
7.- Reinicie la marcha.

Mujeres:

1.- Acérquese al cajero automático.
2.- Vuelva a arrancar el motor que se le ha calado.
3.- Vaya en marcha atrás hasta que el cajero vuelva a quedar a su altura.
4.- Abra su ventanilla.
5.- Vacíe el bolso en el asiento del copiloto y busque su tarjeta de crédito.
6.- No es necesario que compruebe ahora su maquillaje en el retrovisor.
7.- Intente introducir ahora su tarjeta de crédito.
8.- Abra la puerta y salga del vehículo para poder llegar al cajero automático que ha quedado demasiado lejos.
9.- Introduzca la tarjeta de crédito.
10.- Retire la tarjeta de crédito y vuelva a introducirla en el sentido correcto.
11.- Coja el bolso, vacíelo de nuevo y busque en la primera pagina de su agenda donde tiene apuntado el numero secreto, bajo el texto "número secreto de mi tarjeta de crédito".
12.- Introduzca el número secreto.
13.- Presione el botón de cancelar e introduzca el numero correcto.
14.- Indique el importe que desea retirar.
15.- No es necesario que utilice ahora su pintalabios, ni que vuelva a comprobar el maquillaje en el retrovisor.
16.- Recoja la tarjeta, el dinero y el comprobante.
17.- Busque el billetero en el bolso y guarde el dinero.
18.- Ponga el comprobante en su libreta de cheques.
19.- Abra la puerta para liberar la gabardina que había pillado antes con la puerta al cerrarla.
20.- Avance su vehículo unos metros.
21.- Vuelva a retroceder hasta el cajero.
22.- Recoja la tarjeta de crédito.
23.- Vacíe el bolso de nuevo para encontrar la funda de la tarjeta.
24.- Mire atrás y compruebe la cola que ha originado, para contárselo a sus amigas.
25.- Arranque el motor que se le ha calado.
26.- Conduzca 4 ó 5 Kilometros.
27.- Quite el freno de mano.

Por supuesto, esto es entre amiguetes. De hecho, cuando conduzco no consiento que ningún idiota me tome el pelo.

9 comentarios:

Benita Pérez-Pardo dijo...

ja,ja,ja...
El sábado perdí mi tarjeta!
pero es la primera que pierdo ;)
Saludos

Ignacio dijo...

Genial

Anónimo dijo...

Ya lo leí en una ocasión, pero me he vuelto a reir. Por supuesto, de buena fe. Porque una cosa está clara, a los hombres se les da unas cosas mejores y a las mujeres otras; lo que no quita que haya hombres zopencos con el coche y mujeres habilidosas al volante. Aunque el chiste ha exagerado un pelín ¿no? jeje

Saludos

j.a.varela dijo...

Me está por dar un ataque de risa.
Si me muero en estas, no pongan preso al gato con botas.

juan

Néstor Aparicio dijo...

Juas, juas, juas...
[Reido sea con el debido respeto]

Nodisparenalpianista dijo...

Oye, pero esto a las moteras pingüinas no os afecta, ¿no?

alejops dijo...

Jajaja, lo mejor es el final.
Enhorabuena. El verdadero humor es reírse de nosotros mismos(vosotras mismas, en este caso)

Stepario dijo...

Te honra ser mujer y reírte en el intento .

Altea dijo...

Bueno, Benita, que no cunda el pánico. ¿Has mirado a ver si alguno de los jefes la ha tomado por un cromo?
Efectivamente, SinNúmero, es un poquillo exagerado, pero si no, no hay broma.
Pero no os creáis: otro día os tocará a vosotros ;)