"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

jueves, 21 de junio de 2012

El espejo

Me parto con el espejo que hay a la entrada de uno de los pasillos del hotel. La gente sale ya arregladita de su habitación, como corresponde; pero volverse a colocar el flequillo o darse el último toque frente al espejo del pasillo es inevitable. Porque claro, los colegas tardan en salir y hay que hacer algo. "Y mira que hemos quedado a y diez", y todo eso. Se sientan. Se miran los zapatos. Se levantan y vuelven a retocarse. Ellas se estiran el minijersey y ellos se manosean las puntas de la sesera. Es una buena idea ese espejo ahí, al abrigo de todo. Tranquiliza los nervios de las esperas.
Total, nadie les ve. Tan sólo la cámara de zonas comunes, conectada con recepción y de la que, aunque no está escondida, nadie se acuerda nunca. Pero nadie. Tampoco el "guaperas" que practicaba sus estiramientos y posturitas al amparo de la soledad. Hasta que descubrió al espía. Desde lo alto de la pared, en un rincón, la cámara había sido testigo. De forma inmediata recobró su compostura. La incógnita ahora era saber si alguien habría estado observando hasta ahora al otro lado de los cables. Se dispuso a comprobarlo y se acercó disimuladamente a recepción, para observar al personal, que también había recobrado la compostura.
Como podéis imaginar, no habíamos visto nada.
Ay, qué monde.

3 comentarios:

Miriam dijo...

ja ja ja¡¡ lo de las cámaras es hiperpeligroso. En donde trabajo hay una, pero yo nunca lo recuerdo. Aunque tampoco hago posturitas
Y los espejos ufff. Cerca de mi casa, había un bar con unos enormes espejo en vez de cristales, que daban a la calle.
De cria, cuando pasaba por delante, a veces me echaba una ojeada al pelo.
Hasta que mi hermana me dijo: "Pero no ves que es un top.less, y que han puesto cristal espejo para poder ver de dentro hacia afuera sin que desde la calle los veas.

Ahora, ya no me miro en los espejos de la calle.

Dulcinea dijo...

Uy, pues yo soy de esas pero en el portal de casa, que hay una pared de espejos. Yo me doy un último vistazo antes de salir a la calle. Aunque he observado que TODOS los vecinos hacen igual.

Ya sabeis, mal de muchos consuelo de tontos. ;)

Vivir con humor es mejor dijo...

Me encantan los espejos en sitios estratégicos. ¿Pero cómono pensar que puede haber cámaras?