"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Testimonio de fe

Este vídeo ha sido proyectado en el VI Simposio San Josemaría. Juan José Padilla nos cuenta cuáles han sido sus apoyos fundamentales en aquel momento crítico en que estuvo con un pie aquí y otro allá: su familia y su fe. Lo hace sin remilgos, sin tontería, con la naturalidad propia de quien lo experimenta todos los días.

 

Sobre la falta de morfología que sale en una de las frases del vídeo, yo no tuve nada que ver. Casi se me vuelven los ojos del revés cuando la he visto.

5 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

No sabía yo que el gran Padilla era un hombre de fe. O sea, que aún mejor.

Yo me malicio que tanto odio al mundo del toro, además de por la cosa española es porque tiene un componente religioso enorme: enfrenta al ser humano con la naturaleza, contra si mismo y le abre (el ruedo es una puerta, no cabe duda) al Cielo.

Buena entrada, Altea!!

Nodisparenalpianista dijo...

Por cierto... sigues dando premios al primer comentario, ¿verdad?

Altea dijo...

¡Por supuesto! ¡Caña doble para el caballero del piano!

Dulcinea dijo...

Padilla fue muy cuestionado cuando lo de su cogida porque dijo que lo primero que hizo cuando se dió cuenta del alcance de la lesión, fue rezar. Lo acusaron de supersticioso y él dió una lección muy sencilla pero muy clara de la diferencia entre Fe y superchería.

Además tiene como gran valor la familia, sus hijas, su mujer, sus padres, sus hermanos. Eso ya roza lo inadmisible.

Por si fuera poco de desmarcó de la ceja.

!A la hoguera!

Dulcinea dijo...

Ese argumento que apuntas Pianista acerca de tauromaquia y Dios lo explica muy bien Boadella, ese gran sospechoso que por cierto que es agnóstico y en ocasiones irreverente.