"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

viernes, 11 de abril de 2008

Desconfiar de la memoria

Hacía mucho que no leía esta historia que tenía por ahí guardada, y me ha hecho gracia:

En Colombia, un hombre salió de Bogotá para pasar unas vacaciones en la calurosa ciudad de Cartagena. Su esposa estaba de viaje de negocios y había quedado en encontrarlo allí al día siguiente. Al llegar al hotel en Cartagena, el esposo decide mandar un email a su esposa. Como no encontró el papelito donde había anotado la dirección de ella, trató de recordarlo de memoria, pero se equivocó en una letra, y el mensaje fue a parar a la dirección de la esposa de un pastor protestante que había fallecido el día anterior. Cuando ella fue a revisar su correo, dio una ojeada a monitor, gritó de horror y cayó desvanecida en el piso. Al oír el grito, su familia corrió hacia el cuarto y leyó lo siguiente en la pantalla:
“Querida esposa, acabo de llegar. Fue un largo viaje. Acá todo es muy bello. Muchos árboles y jardines. A pesar de llevar pocas horas, me está gustando mucho. Ahora voy a descansar. Hablé con el personal y está todo preparado para tu llegada mañana. Estoy seguro de que este sitio te va a encantar. Besos de tu querido esposo. PD: Acá el calor es realmente infernal.”




4 comentarios:

j.a.varela dijo...

Buenísimo! Por un lado me imagino el susto de la mujer. ¡Mañana le toca subirse a la barca!

Por otro el final me hace acordar a André Frossard y sus 36 pruebas de la existencias del diablo. Las cartas siempre terminaban con un "ardientemente suyo" o "con encendido afecto"

Diez sobre diez.

j.a.varela

Néstor Aparicio dijo...

Joer ALTEA, qué fuerte el video que has colgado a la izquierda... Me he enamorado perdidamente de Andrea.

Nodisparenalpianista dijo...

Muy divertido. O no, pobre mujer!!!!

Altea dijo...

He leído varias obras de Frossard, pero no ésa. Tendré que echarle una ojeada.
Qué bien que hayas conseguido ver el vídeo, Néstor, porque me ha dado más guerra que una impresora de oferta: que si "guardando en búffer", que si "vídeo no disponible", etc. Habla bien la niña, ¿verdad?
Sí, Pianista, lo peor es la última frase.
Ah, y ¡seguiremos, seguiremos, faltaría "plus"!