"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

viernes, 19 de septiembre de 2008

Somos más de los que parece


Cuatro fornidos trabajadores acababan de llegar al hotel en busca de alojamiento y les informaba de la situación:
- Pues la verdad es que sólo quedan dos habitaciones dobles, pero...
- ¡Ah, perfecto! Dos y dos - dijo uno, señalando con su mano los dos evidentes grupos en que parecía resolverse la situación.
- No, pero es que resulta que una de ellas es con cama matrimonial, y...
La cara que pusieron los cuatro antes de saltar en carcajadas fue indescriptible.
- ¡A ver, tíos! ¡Yo no, ¿eh?!
- ¡Ni yo, ni yo!
- ¡A mí no me miréis!
- Lo que sí puede ser -traté de poner un poco de orden- es que en la matrimonial entre uno sólo, con el precio más reducido, pero aun así hay alguien que se queda fuera.
- ¿Y no hay nada más?
- Lo siento, pero para hoy no.
Al final decidieron quedarse dos y los demás encontraron otro alojamiento.
Sentidos comunes todavía hay. Pero claro, ellos no son noticia.

7 comentarios:

Dulcinea dijo...

¿Y si se hubieran quedado tres bien acostados y el cuarto en la bañera?

Jolines, qué poca imaginación tiene la gente ;)

maria jesus dijo...

Como que es el menos comun de los sentidos.un saludo

Anónimo dijo...

Pues es más habitual de lo que parece eso que dices. Yo he presenciado más de un diálogo de esos; la gente a lo mejor los tolera y respeta mucho pero no permiten sombras de duda sobre sus personas.

Yo, una ocasión, era uno de esos, y con la que hablaba dijo que "eso da igual, hombre" (el que pudiéramos ser homosexuales). Me hizo gracia porque se me adelantó un amigo y le dijo: "no, no da igual ¿eh". Riéndose, pero diciéndole que no.

Néstor Aparicio dijo...

Desde luego, cómo sois... No me digas que no había bañera y una alfombra. Ahí caben cuatro o cinco, vaya.

Altea dijo...

Pues estos no, Dulcinea, pero por aquí han pasado otros que lo habrían hecho con tal de pagar menos.
Yo creo que hay más de lo que parece, Mª Jesús, lo que también hay es mucho miedo.
Exacto, SinNúmero, ahí quería yo llegar.
Te aseguro, Néstor, que si me entero de que han dormido seis o siete en una habitación de dos, les cobro por cabeza. Así que no lo intentes (Jua!)

Marta Salazar dijo...

no entiendo...

yo no sé, pero no veo nada terrible a que, por excepción, dos hombres duerman en una cama matrimonial...

quiere decir que, cada vez que dos hombres duermen en una cama matrimonial (porque no hay otra posibilidad) ... ?

de hecho, tengo amigos que han dormido en cama matrimonial durante varios días (en peregrinación a Lourdes) y... les aseguro que no por eso...

distinto es que te pague la empresa, en ese caso yo diría que hay que pedir habitación individual y de 5 estrellas

:)

Altea dijo...

Tú misma lo has dicho, Marta: tiene que ser una excepción, y yo añadiría que de lo más excepcional. Te aseguro que si éstos llegan a dormir así de juntitos en esta situación (que no era excepcional), al llegar a su empresa habrían sido el hazmerreír del resto de los empleados. Pues menudos somos en España cuando se trata de chacota y sacar punta a todo. A veces raya la crueldad.
Pero, obviamente, en lo que quería fijarme era en lo que comenta SinNúmero: mucho decir por ahí que no pasa nada, y que hay que respetar y que da lo mismo y tal, y luego en la vida privada es cuando sale lo que de verdad piensa cada uno. Son los mismos que luego llaman hipócritas a los católicos.