"CUANDO LA VERDAD ESTÁ TODAVÍA CALZÁNDOSE LAS BOTAS, LA MENTIRA YA HA DADO LA VUELTA AL MUNDO" (Mark Twain)

martes, 10 de julio de 2007

Fe turbia

No sé dónde he leído recientemente que cuando se deja de creer en Dios, se cree en cualquier cosa. ¡Vaya si es verdad! Le digo a mi amiga Alicia:

- Qué pulsera más curiosa tienes. - la eché mano para verla más cerca.
- ¡No la quites, no la quites!

La solté en el acto. Alargándome la mano de nuevo, continuó:

- Es que son pulseras de la suerte, no se pueden sacar.
- ¿La tienes incrustada?
- Nooo. Es que si me la sacas, no funciona, ¿sabes? En cada pieza tengo pegado un sellito con una imagen, se va pidiendo cosas, y a medida que se cumplen, quito un sellito. Pero todo esto con la pulsera puesta, si te la quitas te lo has cargado todo.
- ¡Se rompe el maleficio!
- Eso mismo (risita de ironía).
- Hija, qué quieres que te diga, a mí me parece una complicación. Yo cuando quiero pedir algo, rezo una padrenuestro y que sea lo que Dios quiera. A lo mejor me toca rezarlo muchas veces, pero por lo menos no tengo que tener ahí nada puesto mañana, tarde y noche. Con lo que me estorban a mí los abalorios.
- Mira, a lo mejor tú conoces alguna imagen más de aquí. Yo sólo conozco el Corazón de Jesús.
- O sea, que encima van y ponen ahí... ¡Jo!
- Bueno, no sé, es normal, ¿no? Al fin y al cabo es todo lo mismo.

Vale. A ver por dónde empiezo...

9 comentarios:

Vallecas dijo...

Medios humanos y rezar, los dos juntos. La suerte no viene sola. Por eso te pido que me ayudes un poquito, con ese Padrenuestro que mencionas, por un asunto que tengo. Gracias.

Aunque firmo como Vallecas, soy Ángel.

Marta Salazar dijo...

ja ja ja, esas pulseras también hay acá en Alemania!

en H&M incluso venden rosarios!!!

un saludo gata con botas!

Nodisparenalpianista dijo...

Joer, yo esa batalla la he tendio miles de veces cuando he oido hablar cerca de echadoras de cartas y demás timadores. Oye, ¿tú no eres el que dices que creer en algo religioso es superstición? Oye, y se me bloquean!!!! Si no fuesen tan tontos, erían adorables en su candidez.
VAllecasAngel, oído!!

Altea dijo...

Ángel, gracias por identificarte, aunque te tengo localizao. Te añado a la lista.
Marta, qué horror, encima es internacional el bulo de marras. Con la cantidad de cosas útiles y necesarias que hay en las que gastarse las pelas. Están locos estos supersticiosos.
Pianista, yo no lo podría decir mejor.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Qué complicado lo de la pulserita... Cuando quiero algo rezo y que sea lo que Dios quiera. A veces quiere lo que pido y otras no.

Supongo que siempre salgo ganando.

A propósito de los timadores conozco a un chico, que en plan de broma puso un puesto en el Retiro "se leen las manos y los pies" y tenía clientela ... hasta que le echó la policía. Por qué se peuden leer las manos y no los pies! Eso es discriminación!

Altea dijo...

Ja, ja! Y si encima el chico quería leer el pie de propina, qué?
Yo por lo que habría pagado es por ver a la gente descalzarse y poner el pie ahí, al aire, y el tío concentrado, mirando la planta de los pinrreles, inventándose historias.

Nodisparenalpianista dijo...

Joer, soy futurólogo: siempre me leo los pies: los pies de foto, los pies de página y una vez haciendo el tonto el pie de Su Majestad. El pie de rey, digo.

Miblog.Ángel dijo...

Gracias por añadirme

Marta Salazar dijo...

eso de leer la suerte... en las manos y en los pies...

yo ya tengo tres maldiciones de gitanas encima de mi cuerpo (aparte de un escupo), ja ja,

una de ellas por negarme a que me leyeran la mano, je je, es que tampoco se puede ser obligada a pagar por una tontería así, no?

y aún no me ocurre ninguna desgracia, aparte de las habituales, claro,

como cuando se me cayó el televisor, cuando le eché parafina en vez de cloro a la piscina, cuando explotaron las conservas en la cocina, ja ja

pero nada terrible!

tengo que reconocer que las dos maldiciones (ocurridas en la bella ciudad alemana de Würzburg, una de ellas, adentro de la mismísima catedral) se debieron a la defensa que hice de unas viejitas y no por negarme a que me leyeran la mano.

Ahora en serio: hay gente que lo confunde todo. En el Este de Europa y después de la caída del muro que nos separaba de los heroicos pueblos somentidos a la dictadura realsocialista, empezaron a llegar unas chicas muy peculiares...

sumamente piadosas, de esas que se lo pasaban en la iglesia y ellas tenían colgados rosarios al cuello, como símbolo de que eran cristianas...

Tenían mucha piedad, pero les faltaba educación de la piedad y comprender que no hay nada más racional y razonable que el cristianismo.

Saludos querida gata! y comentadores!